magnify
formats

Qué es el síndrome metabólico

Publicado en 18 febrero, 2017
Compartir

Como parte del curso de nutrición saludable, el metabolismo es un punto de gran interés para todos nuestros alumnos y también para la población en general, ya que de su correcto funcionamiento dependen muchos aspectos de nuestra salud y, por tanto, de nuestra vida.

Hoy explicaremos qué es el síndrome metabólico, algo que no llega a ser una enfermedad pero que podríamos definir como el preludio de muchos males que deberíamos evitar. Además, hablaremos de los riesgos que comporta este síndrome y te daremos algunos consejos prácticos para mantenerte alejado de este potencial problema.

El síndrome metabólico: ¿qué es exactamente?

Como su propio nombre indica, es un síndrome, es decir, un conjunto de factores que elevan la probabilidad de desarrollar ciertas enfermedades. En este caso, el síndrome metabólico se determina por factores que son un potencial indicador de problemas de tipo cardíaco y cerebrovascular.

Cada año se descubren nuevos detalles del síndrome metabólico, ya que se trata de un tema muy importante para prevenir este tipo de problemas. Es una señal de aviso que puede alertar a las personas que están en el camino de tener graves complicaciones de salud, pero también es una forma de ayuda para los profesionales del sector de la salud que así pueden deducir el riesgo de enfermedades en sus pacientes.

Los riesgos del síndrome metabólico

Cuando vamos al médico y este nos dice que tenemos el síndrome metabólico, quiere decir que estamos enfrentándonos a varios riesgos, entre los que resaltan:

– En primer lugar, aumenta hasta 5 veces el riesgo de mortalidad por causas cardiovasculares. Esto es así porque si la grasa corporal, que se relaciona directamente con la obesidad, tiene altos valores, la persona puede tener problemas de este tipo.

– También puede ser la antesala de una diabetes de tipo 2 y otras enfermedades.

Para poder saber si una persona tiene el síndrome metabólico es necesario acudir a un profesional de la salud. El médico solo evalúa este síndrome cuando existe una preocupación arraigada en la presencia de varios factores de riesgo; especialmente, cuando se calcula el índice de masa corporal y se toma la tensión arterial. Luego se suelen evaluar también los niveles de azúcar y grasas en la sangre.

Cómo evitar caer en el síndrome metabólico

Como decíamos, existen varios factores que facilitan la aparición de este síndrome. El conjunto de dichos factores de riesgo que ahora explicaremos, cuando se presentan en 3 o más, pueden ser considerados síndrome metabólico. Los factores de riesgo son principalmente 4:

– Exceso de grasa corporal
– Niveles de grasas en sangre muy alto (colesterol y triglicéridos)
– Elevada concentración de azúcar en la sangre
– Hipertensión arterial

Aunque se pueda creer que muchos de estos factores de riesgo son algo comunes únicamente en las personas mayores, no es así. Hoy en día, hay altas probabilidades de desarrollar este tipo de síndrome también en personas de menor edad, incluidos niños y adolescentes, lo que resulta realmente preocupante. De hecho, 1 de cada 10 adolescentes tiene síndrome metabólico.

Para poder estar alejados de este tipo de problemas, hay que saber bien por qué se desarrolla el síndrome. El sobrepeso es uno de los principales detonadores del problema, aunque también lo es la genética. El riesgo es alto en la pubertad y si no se toman medidas correctivas desde el principio, es posible desarrollar el síndrome y acabar teniendo enfermedades graves. La buena noticia es que todo esto se puede prevenir.

Llevar una vida sana implica muchos aspectos:

– Es importante estar alejados del tabaco, ya que fumar no solo ataca la salud de los pulmones, sino también la del corazón y genera problemas circulatorios.

– También hay que mantener un peso saludable. Comer con mucha consciencia, preferir los alimentos más sanos y respetar horarios.

– Por otro lado, es importante evitar tener una vida sedentaria. Incluso cuando el trabajo, el estudio u otras responsabilidades exigen pasar un considerable número de horas sentados, hay que tomarse un poco de tiempo para mover el cuerpo. Un simple paseo de media hora cada día normaliza la tensión arterial y la concentración de grasas en la sangre, lo que nos aleja mucho del síndrome.

Se debe tomar la prevención como una forma de vida, una manera de asegurarnos que no aparecerá el síndrome metabólico. Y tú, ¿llevas un estilo de vida saludable?

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10