magnify
formats

Perfil estelar de LinkedIn: cómo labrar tu futuro profesional

Publicado en 6 febrero, 2017
Compartir

LinkedIn es la red social profesional más importante del mundo: cuenta con más de 400 millones de usuarios registrados y poco a poco se ha ido verificando su eficacia, tanto para el recruiting como para el networking y la actualización profesional, entre otros aspectos.

El lanzamiento de LinkedIn llegó en 2002, pero no vimos el boom hasta el 2008, cuando salió a bolsa. Si recordamos, fue el mismo año de mayor expansión de las redes sociales (Facebook, Twitter). Para mayo de 2010, ya era la primera red social estadounidense en poner acciones en bolsa con un precio de salida de 45 dólares. En 2013, ya tenía más de 200 millones de usuarios en 200 países. Y, como última novedad, en junio del año pasado, fue comprada por Microsoft por 26.200 millones de dólares.

Los objetivos de LinkedIn son varios: desde el punto de vista de la empresa, es crear una red de contactos con conexiones de segundo y tercer grado; luego, ofrecer herramientas para el recruiting y ayudar a las personas a conseguir empleo. En una frase, ampliar los límites del mercado de trabajo.

Hoy en día son pocos los profesionales que no tienen un perfil en LinkedIn , especialmente aquellos más jóvenes que empiezan la carrera o que tienen menos de 20 años de experiencia profesional. Sin embargo, es complicado para muchos entender de qué manera se puede aprovechar al máximo la red social y, sobre todo, cómo se puede crear un perfil estelar o un perfil de éxito en ella. Hoy dedicamos este post para todos aquellos que están deseando mejorar su perfil de LinkedIn. Toma nota de los siguientes detalles.

Cómo tener un perfil estelar en LinkedIn

LinkedIn puede abrirnos muchas puertas, pero para lograr aprovechar al máximo la red social, hay que saber, en primer lugar, cómo conseguir un perfil estelar o lo que antes se llamaba “perfil superior”. Los perfiles en LinkedIn se clasifican de acuerdo a su fuerza, al nivel de atracción que tienen en la red, a la posición que obtienen en los resultados de búsqueda, etc. Los perfiles pueden ser de muchos tipos, empezando por aquellos de principiante, hasta el perfil de eminencia que ahora se llama estelar.

Son 5 los tipos de perfil que existen en LinkedIn:

– Perfil de principiante

– Perfil intermedio

– Perfil avanzado

– Perfil de experto

– Perfil superior (ahora llamado perfil estelar y antes conocido como eminencia).

Cuanto más veces aparezca mostrado tu perfil ante los usuarios de la red, será más fácil tener solicitudes de contactos y, claramente, tu red será más robusta. La idea es que los objetivos de los usuarios en la red sean cada vez más probables, y esto desencadena una lucha por la presencia en los resultados de búsqueda. Debes intentar, a través de las mejoras que ahora te desvelaremos, desmarcarte y aparecer primero ante tu cliente o contratador ideal, para que seas tú el primero en ser llamado o contactado.

¿Para qué sirve tener un perfil estelar en LinkedIn?

Como ya habrás intuido, lo interesante de tener un mejor perfil es que esto permite que tus capacidades y habilidades sean mostradas más veces ante los profesionales de Recursos Humanos que están buscando lo que tú ofreces. Es decir, indica que estás en buen camino (en el sentido laboral). Es mejor considerado por el algoritmo de LinkedIn un perfil que tiene mayor alcance, porque esto aumenta las oportunidades de negocio.

Para saber qué grado de perfil tienes en LinkedIn basta con que entres a la web o lo revises desde tu app. Si no tienes un perfil estelar, quiere decir que puedes mejorarlo, pulirlo, ir añadiendo contenido, etc. El perfil de LinkedIn es algo vivo que no puede estancarse y que, en cambio, se debe mantener siempre actualizado y en continuo “movimiento”.

Algunos trucos para obtener el perfil estelar

Aunque no lo creas, la solidez del perfil aumenta cuanto más excelente sea el contenido de este. Debes incluir una buena cantidad de contenido para aumentar tu rango pero, ojo, este contenido debe ser de buena calidad, debe ser real y orientado a tu cliente ideal (que bien puede ser un reclutador o un segmento de proveedores).

– En primer lugar, debe ser un perfil atractivo. Para lograrlo, no hay que hacer demasiado, porque las opciones que ofrece LinkedIn son limitadas: basta con poner una fotografía de perfil y un fondo de perfil que se adapte a tu sector. En algunos países es mejor optar por la sobriedad pero, en ciertos sectores, más flexibles y creativos, se acepta mejor dar un toque de originalidad.

– La ficha de presentación del perfil es más o menos el titular, extracto y experiencia. Estos datos sí o sí tienen que estar en el perfil, porque son los más importantes y los primeros que van a leer las personas que den click a tu perfil.

Tener al menos 50 contactos. Esto es muy importante. Te recomendamos buscar cada día por palabras clave relacionadas con tu sector y enviar algunas solicitudes de amistad estratégicas que te puedan abrir las puertas a nuevos segmentos profesionales. Es importante también pedir a tus contactos más cercanos que escriban en tu perfil una recomendación personal, ya que esto puede dar mayor credibilidad a tu perfil.

– El perfil no tiene por qué ser solo texto. Es bueno incluir enlaces, fotografías o documentos que ejemplifiquen tus experiencias. Si no tienes nada, no importa, solo ten en mente que es importante ir creando algo de documentación que dé a conocer de manera más entretenida quién eres tú como profesional y qué puedes ofrecer.

– Es positivo incluir patentes, publicaciones, voluntariados, etc.

– Debes seguir a los influenciadores de tu interés. Para encontrarlos, basta con hacer una rápida busca en Google. Toma la lista de estas personas y empresas y síguelos en LinkedIn. De esta manera, estarás más abierto en la red.

– También debes incluir tus certificaciones, reconocimientos, premios, cursos realizados y enfocarlo todo a los resultados obtenidos.

– No olvides incluir también tus aptitudes y los idiomas que hablas.

Configura tu URL pública y hazla lo más simple que puedas, también puedes cambiarla por tu profesión. Este truco puede dar un gran cambio a tu perfil.

– En la ubicación, no uses tu lugar de residencia, sino el de actuación.

En pocas palabras, es importante dedicar un poco de tiempo al perfil de LinkedIn. No es muy difícil lograrlo, y si no tienes mucha idea de por dónde empezar, básate en los perfiles eminencia o estelares de personas de tu ámbito profesional. No decimos que copies el contenido, pero sí que observes cómo tienen su perfil para sacar ideas de cómo puedes mejorar el tuyo.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10