magnify
formats

La UOC ofrecerá formación a distancia a refugiados en Grecia

Publicado en 2 noviembre, 2016
Compartir

La crisis de refugiados afecta a toda Europa, aunque no a todos los países por igual, ya que en el caso de Grecia e Italia, el número de personas refugiadas es superior al de otras naciones, tanto por acuerdos entre países integrantes de la UE como por la proximidad con los países de donde provienen los refugiados.

En el caso de Grecia fue donde, con ayuda de la Comisión Europea, se levantaron los primeros campos para refugiados en el territorio continental; actualmente se reparten 50 campos de refugiados por todo el territorio griego. La ONG ACNUR ha localizado 13,000 plazas de alojamiento en algunos apartamentos, pero solicitan 7,000 puestos más para poder afrontar los meses de invierno.

Esto sólo en la parte continental del país, ya que los inmigrantes en las islas son más de 15,000. Grecia se enfrenta a una gravísima situación económica que convierte en un desafío todavía más grande el de atender a las 60,000 personas refugiadas en su territorio en busca de amparo. Se trata de hombres y mujeres que se han quedado varados tras el cierre de las fronteras del Norte, ya que tras el acuerdo de la Unión Europea con Turquía, del que hablaremos más adelante, ha limitado las salidas de Grecia hacia otros países de Europa. Así, la llegada a otros destinos del continente, se convierte en una utopía para los refugiados.

El flujo de refugiados es creciente

La cantidad de personas que llegan a Grecia es cada día mayor. Al principio, cuando en los medios empezábamos a notar que la situación se estaba yendo de las manos a las autoridades, la mayor parte de los refugiados eran sirios y principalmente mujeres y niños. Por aquel entonces, el viaje para un sirio que buscaba refugio en el país helénico significaba una gran inversión, de hasta 1000€. La mayoría de refugiados veía a Grecia como un paso hacia otros países europeos, conscientes de las dificultades económicas por las que atraviesa el país -que como tratamos previamente en nuestro blog, ha vivido y vive, una fuerte contracción económica e importantes problemas sociales que difícilmente se pueden resolver a corto plazo-; sólo el 2% de los sirios veía a Grecia como destino final.

Sin embargo, el perfil de las personas que llegan hoy en día a territorio griego, varía mucho de lo que veían los isleños al principio: ahora hay muchos refugiados económicos y muchas menos mujeres y niños.

La razón principal de este cambio es la creciente inquietud del pueblo sirio ante la compleja guerra que azota su nación; aunque no podemos dejar de notar que los viajes desde Siria hasta Grecia ahora cuestan sólo 160€; viajes que en realidad no podríamos considerar como tales y tendríamos más bien que llamarlos ‘travesía’.

El acuerdo con Turquía

El 18 de marzo se acordó entre Turquía y la Unión Europea que se procedería al reenvío sistemático de refugiados hacia Grecia. Muchos refugiados iraníes, ante la difícil situación que viven, están pensando en regresar a su país. Algunos refugiados comentan a los medios de comunicación que han abandonado su sueño de construir una nueva vida en Europa, abrumados por el bloqueo en Grecia. Muchos están intentando llegar a suelo turco con el fin de empezar un largo viaje de retorno. Las condiciones miserables de los campos de refugiados y el desmantelamiento de algunos de ellos, no animan a estas personas y la gran mayoría coinciden en pensar que el acuerdo firmado en marzo no ha solucionado nada su situación.

Existen dos mecanismos para vivir y trabajar en Europa: uno es un programa de relocalización y el otro, la reagrupación familiar. En ambos casos, se trata de trámites complicados y lentos ya que hay muchos países que no están aceptando más refugiados en su territorio. En septiembre del año pasado, hace más de un año, Europa aceptó el compromiso de reubicar en dos años a más de 66,000 refugiados que habían llegado a Grecia. En los siguientes 13 meses de ese compromiso, sólo se han reubicado 4,926.

Esto deja sin esperanzas a los refugiados, que tampoco pueden pedir asilo en Grecia, donde los trámites también son muy largos y se trata de una decisión poco recomendada, dadas las altas tasas de desempleo y la prolongada crisis económica que enfrenta el país.

 La formación a distancia como solución

La Universitat Oberta de Catalunya (UOC) está intentando dar respuesta a la crisis de los refugiados, tras haber detectado un gran potencial entre estas personas y un elevado conocimiento del idioma inglés. Ante la complicada situación de los refugiados, la UOC está estudiando cómo llevar formación a distancia de nivel universitario a los campos de refugiados de Grecia.

La idea es implementar recursos en línea de forma que las personas que tuvieron que interrumpir su carrera o que no pudieron empezar sus estudios universitarios debido a la guerra de su país, pueden invertir el tiempo de tránsito en Grecia mejorando su formación y su realización personal.

Este proyecto se ha iniciado a petición de diferentes instituciones catalanas interesadas en ayudar a las personas que están viviendo en los campos de refugiados y que no tienen manera de seguir adelante con su formación ni tampoco pueden encontrar un trabajo en Grecia. La directora del área de globalización y cooperación de la UOC, Gemma Xarles, ha declarado al diario La Vanguardia todos los detalles sobre este proyecto. La idea es colaborar con las ONG que trabajan en el terreno y con las mismas instituciones griegas a través de la creación de un grupo de estudiantes llamado “Refugeesuoc”.

Más detalles del proyecto de formación a distancia

Los voluntarios viajan a los campos en Grecia para detectar a los alumnos con potenciales y poder entender cuáles son sus necesidades de formación. Normalmente, estos campos son instalaciones desbordadas y muy herméticas, pero se ha encontrado que existen muchas personas con una formación que han tenido que dejar a medias y con un excelente nivel de idiomas.

La UOC ha encontrado una verdadera oportunidad para Europa, ya que muchos jóvenes aseguran que si recibieran una ayuda para estudiar, lo harían sin ningún inconveniente. Como ejemplo, el de la joven siria de 17 años que habla perfectamente en francés, inglés y castellano y que ya está colaborando como traductora.

Aunque esta iniciativa se encuentra en fase inicial, se está avanzando con paso firme, analizando los diferentes perfiles de estudiantes y aclarando algunas cuestiones legales con el Ministerio de Interior del gobierno griego.

Este proyecto contempla el reto de las infraestructuras, puesto que sólo algunos campos militares tienen conexión Wi-Fi y no todas tienen las mejores condiciones para poder estudiar. Sin embargo, la universidad proporciona un servicio de asesoramiento para los refugiados y a través del grupo de voluntarios impulsará algunos proyectos de sensibilización y mejora de las condiciones internas en los campos.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10