magnify
formats

La responsabilidad corporativa en España

Publicado en 29 diciembre, 2014
Compartir

Las siglas RSC significan Responsabilidad Social Corporativa. En algunas empresas, prefieren llamarlo RSE, responsabilidad social empresarial. Ambas siglas definen a aquellas contribuciones que, de manera voluntaria, las organizaciones realizan para la mejora de algún aspecto que tiene que ver con su sector y su entorno. La Responsabilidad Social Corporativa es una manera de dirigir empresas que se basa en la gestión de los impactos que de su gestión y actividad genera sobre sus stakeholders, es decir, sus accionistas, sus empleados, sus clientes, su localidad, las comunidades a su alrededor y en definitiva, sobre la sociedad en general en la que se desempeña como empresa.

Los principios de la Responsabilidad Corporativa

En España, de acuerdo al Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, existen 5 principios que la rigen. Estos son: el cumplimiento de la legislación establecida, la globalidad y transversalidad, la ética y coherencia de los actos, la gestión de los impactos emitidos por la empresa y la satisfacción de las expectativas de los demás. Revisemos a continuación cada uno de estos principios.

  • Cumplir con la legislación. Existe una legislación en nuestro país que atiende normas internacionales emitidas por la Organización Internacional del Trabajo, por la Declaración Universal de Derechos Humanos, por las normas de las Naciones Unidas respecto a las responsabilidades de las empresas internacionales y otras de menor envergadura en cuando a los derechos humanos y también por la OCDE. Las empresas deben alinearse a esta legislación y cumplirla para poder ser consideradas “responsables”. Esto, como veremos más adelante, afectará directamente a la imagen que proyectan como organización.
  • Global y transversal. Las políticas internas de responsabilidad corporativa que las empresas ponen en funcionamiento, deben ser globales; es decir, deben afectar a todas las áreas de negocio de la organización y no sólo a algunas. Además, deben estar presentes y documentadas en todas las sucursales de la empresa, en todos los espacios geográficos donde realicen sus actividades, presten servicio o produzcan sus bienes.
  • Ética y Coherencia. Este punto es muy importante para las organizaciones ya que comporta una serie de compromisos éticos a los que se atañe la empresa una vez que decide ser responsable. Además de esta parte ética que debe existir en la empresa, es igualmente valiosa la coherencia entre esos compromisos adquiridos y las acciones, estrategias y decisiones del negocio. En el caso de que esto no se dé, se estaría frente a un simple caso de gestión de reputación, por eso mismo, la coherencia es algo que se debe intentar priorizar en todo momento.
  • Gestión de los impactos. Como se comentó antes, la responsabilidad social corporativa se manifiesta en los impactos que la actividad de la empresa o negocio genera sobre la sociedad, sobre el medio ambiente y sobre la economía de la comunidad o comunidades donde funciona. Para la gestión de estos impactos, todas las empresas deben identificarlos, prevenirlos y atenuar las posibles consecuencias negativas que pudieran producir sobre estas esferas de la sociedad. La gestión de la responsabilidad corporativa es, en definitiva, la gestión de estos impactos.
  • Satisfacer las necesidades y expectativas. La Responsabilidad Corporativa está orientada a satisfacer e informar sobre las necesidades y deseos de los grupos de interés a los que afecta. Deben generarse, por tanto, ciertos procesos que integren estas expectativas, estos deseos y preocupaciones que viven en el seno de la sociedad e incluirse dentro de las operaciones y estrategias de la empresa. De esta manera, no sólo se estará creando valor para la empresa y sus dueños o accionista sino que se está tendiendo una mano a la sociedad y a sus grupos de interés.

La responsabilidad ética de las empresas comprende muchas acciones puntuales a las que debe atender la empresa. Entre ellas, por ejemplo, el hecho de respetar el medio ambiente y evitar la contaminación, la generación de residuos, la racionalización de los recursos energéticos, etc. Del lado más económico, por ejemplo, está el hecho de crear riqueza de la manera más eficaz que se pueda, intentar que ese valor creado se distribuya de manera equitativa entre sus empleados, etc. Por el lado laboral, debe intentar respetar a su fuerza de trabajo aportándoles condiciones dignas que tengan en cuenta la seguridad, la salud en el trabajo y que intenten atender al desarrollo humano por encima de los intereses de la empresa. Asimismo, las organizaciones deben evaluar sus riesgos sociales, deben implementar estrategias de colaboración, implicar a sus empleados en estas y supervisar que se cumplan los compromisos éticos adquiridos y la ley que rige la RSC.

 Hitos en la política de la Responsabilidad Corporativa en España

En España, la Administración aborda el cumplimiento de la RSC para el entramado empresarial y por supuesto, para el sector público. Existe un Consejo Estatal de la Responsabilidad Social Empresarial en España que se encarga de la publicación de la Ley de Economía Sostenible. Para el sector privado existe además una red española del Pacto Mundial y otras iniciativas.

En cuanto a los hitos más importantes respecto a las políticas que rigen la RSC en España, podemos enumerar los siguientes:

  • En el año 2002, se lanza la red del Pacto Mundial de Naciones Unidas de acuerdo a los objetivos del milenio planteados en el año 2000.
  • En el año 2005, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España creó el Foro de Expertos de Responsabilidad Social. Esto dio como fruto un primer informe.
  • Luego, un año después, el Congreso creó una comisión para estos temas que publicaron el conocido Libro Blanco de la Responsabilidad Social Empresarial.
  • En el año 2007 el gobierno español, junto con las empresas y los sindicatos establecieron una Mesa de Diálogo sobre estos temas y publicaron un documento con las primeras conclusiones de dicho encuentro.
  • En el año 2008, se aprobó la creación del Consejo Estatal de RSE con un real decreto del 15 de febrero.
  • En el 2001 se aprobó la ley de Economía Sostenible.

Las Comunidades autónomas han ido afrontando el fomento de la Responsabilidad Corporativa con distintos niveles de implicación. Cada comunidad cuenta con sitios web donde se puede conocer a fondo las políticas e iniciativas respecto a este tema.

La Responsabilidad Corporativa de las empresas es, en definitiva el reflejo de la consideración que tienen las empresas hacia su repercusión activa sobre la sociedad. Con sus políticas de RSC, las empresas afirman ciertos valores y principios por los que rigen su actividad, tanto en lo que se refiere a procesos internos de trabajo, como en cuanto a sus relaciones internas y externas y sus métodos. Esta es una iniciativa totalmente voluntaria que depende de cada organización y que en muchos casos, supera el simple cumplimiento de la ley. Con el paso de los años, las empresas han avanzado en estos temas y han intentado mejorar y crecer de manera responsable, tras la profunda comprensión de la necesidad de avanzar paralelamente con la sociedad. Esto se inició gracias al proceso de globalización que favoreció el aumento del poder de las empresas por encima de los Estados, la disminución de derechos para atraer inversión extranjera, los procesos de deslocalización y también la privatización de los servicios básicos. Con el auge de la globalización se pudo dar un debate sobre la necesidad de las empresas de ser responsables de manera activa con la sociedad en los terrenos de derecho laboral, medioambiental, humanos, etc.

En España, actualmente existe el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa (organización sin ánimo de lucro creada en el año 2004). Esta entidad funciona como plataforma de investigación y cooperación para el potenciamiento de la RSC. Sirve como medio de sensibilización y hace un seguimiento exhaustivo de las políticas públicas y sus aplicaciones en el entramado empresarial. Esta organización se encarga activamente de promocional e implementar las acciones de responsabilidad social en España y en los países donde las empresas españolas funcionan. Tienen como objetivo adicional ser un punto de referencia y de intercambio de ideas sobre estos temas; en este sentido, trabajan para abrir vías de comunicación en el tercer sector y el estado y las empresas privadas.

Por su parte, el gobierno tiene la obligación de asumir un papel muy activo mediante normas de intervención, promoción e incentivo que logren que la responsabilidad social de las empresas pase de ser algo meramente voluntario. Existen muchas normas que regulan esto, ya que en los últimos años se ha avanzado mucho en este terreno. Además del consejo Estatal antes nombrado y el Libro Blanco de la RSE, el gobierno español ha aprobado la Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas y se prevé la aprobación de un Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos. De esta forma, se pretende generar un grupo de políticas que mejorarán el impacto de las empresas en nuestro país. Asimismo, a nivel europeo, la comisión Europea y el Parlamento trabajan de manera activa para generar un marco de acción sobre la responsabilidad social de las empresas. Si te interesan estos temas, accede a la información detallada para Estudiar marketing online.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10