magnify
formats

La química buena de los alimentos

Publicado en 24 febrero, 2014
Compartir

Algunos alimentos básicos como los huevos, los plátanos o los arándonos tienen compuestos de nombres extraños, como el ácido octadecadienoico o el benzaldehído. Sin embargo, no se trata de conservantes ni aditivos, sino de elementos químicos que forman parte de productos naturales.

James Kennedy, profesor de química orgánica en Melbourne, enseñó a sus alumnos unos posters con estos complejos ingredientes químicos. Con todo el resultado de sus investigaciones, creó unos carteles que incluían imágenes con fotos con los ingredientes de estos alimentos considerados naturales y los colgó en su blog. Aunque previamente se había realizado algo similar con una manzana, los carteles tuvieron una gran difusión online y se han merecido artículos tanto en blogs como en diarios grandes.

Las dos razones por las que Kennedy hizo esto es porque la información le resultaba curiosa y también para combatir la quimiofobia, es decir, el miedo que muchas personas tienen a los productos químicos, no sabiendo que se hayan presentes en determinados productos naturales, como explicó Kennedy al New York Times. “La naturaleza genera compuestos, estructuras y mecanismos más complejos que los que se producen en un laboratorio”.

Se trata de un gran debate presente en el mundo nutricionista que se puede escuchar en un buen curso de dietética y nutrición. Como señala José Manuel López-Nicolás, la industria alimentaria ha influido de manera significativa en la propagación de la quimiofobia. Esa moda se ha fomentado atacando lo químico y lanzando mensajes subliminales como el “sin conservantes ni colorantes”, dando a entender que son malos para la salud.

Los posters que ha elaborado Kennedy probablemente sirvan para luchar contra el miedo a los productos con ingredientes químicos. En la cocina se producen diferentes procesos químicos, desde cómo disolver el azúcar en un vaso de agua hasta los efectos de la levadura y sus reacciones. La cocina, pues, nos aproxima más a la química y nos muestra que, en realidad, la naturaleza está compuesta de sustancias químicas y energía. Lo único que hay que no tenga nada “químico” es la nada.

 
Etiquetas:,
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10