magnify
formats

La planificación del tiempo de estudio online

Publicado en 16 enero, 2017
Compartir

Uno de los principales fallos cuando se estudia online se sustenta paradójicamente en el principal beneficio de la metodología: la flexibilidad de horarios. Por ello, la planificación del tiempo de estudio es una de las claves para lograr el equilibrio entre la libertad de organización y el cumplimiento de las responsabilidades, que como alumnos de la universidad adquirimos.

Hoy hemos querido dedicar este post a todos nuestros alumnos y futuros alumnos, para ayudarlos con consejos simples y prácticos a planificar mejor sus horas de trabajo y estudio.

Metodologías ágiles aplicadas a la planificación del tiempo de estudios

Las metodologías ágiles —que exportamos de los equipos de trabajo en tecnología— nos enseñan a apreciar mejor el tiempo, reduciendo el exceso de tiempos muertos y trabajando por iteraciones. ¿Qué quiere decir todo esto? Pues muy simple, desde la metodología lean —que se aplica muchísimo en la creación de negocios online— aprendemos que es necesario desechar todas aquellas actividades que restan, para quedarnos solamente con aquellas que van directas al corazón de lo que queremos conseguir. Si trasladamos esto al entorno de los estudios online, podríamos pensar en aplicaciones que nos restan distracciones y en pequeños trucos físicos para evitar “perder el tiempo” o estancarnos en actividades que no aportan demasiado al objetivo del aprendizaje.

Otra clave de las metodologías ágiles consiste en la identificación de iteraciones. Esto quiere decir, estudiar por periodos cortos de tiempo pero con una alta intensidad. Podríamos usar, por ejemplo, el famoso método pomodoro: con ayuda de un reloj o cronómetro, vamos haciendo iteraciones de 15 minutos, con 5 de pausa entre ellos. Durante cada iteración o periodo, estudiamos un solo tema (o la parte de un tema) y así sucesivamente. Dar un valor temporal a las actividades que tenemos que hacer, prepara la mente y crea una estructura mucho más clara que nos ayudará a tener más orden al momento de estudiar.

Fijando objetivos claros

Probablemente el error más común que todos cometemos cuando tenemos que estudiar online es no tener objetivos claros. Es muy importante que, antes de sentarnos a estudiar, tengamos claro qué queremos conseguir con cada sesión de estudio.

Los objetivos deben ser específicos, lo que quiere decir que debemos hacer una planificación del tiempo con calendario de acuerdo a lo que queremos conseguir. De un gran objetivo que puede ser, por ejemplo, “aprobar la materia X”, podemos sacar muchos pequeños objetivos más concisos como “aprender el tema 1 de la materia X” o “recordar todas las fórmulas del tema 2 de la materia X”.

Si se consigue identificar cada paso a seguir y se convierte a estos en mini-metas a lograr, será mucho más fácil hacer la planificación. Los sub-objetivos, por muy pequeños que sean, deben ser limitados en el tiempo. Es decir, no se trata solamente de definir cada paso que debemos dar, sino tener claro en qué plazo hay que darlo para que podamos cumplir con las obligaciones asumidas cuando empezamos un curso online. De ahí que sea tan importante hacer una planificación del tiempo visible, consultable y motivante.

Cómo hacer un calendario de planificación de tiempo de estudios

Nuestras metas parciales o mini-metas, como las llamábamos más arriba, deberían responder a un tiempo de consecución. Esto es claramente necesario ya que los exámenes tienen una fecha que se debe respetar. Pero es necesario encontrar un equilibrio entre la dedicación que podemos dar a cada meta y la realidad de nuestras obligaciones.

Si bien puede ser productivo tener un poco de estrés positivo para mantenernos alertas, no recomendamos exagerar asignando periodos de tiempo de estudio demasiado extensos e inalcanzables. Lo importante es que durante el tiempo dedicado estemos al 100%, atentos y con ganas de aprender, para poder aprovechar al máximo de cada sesión de estudio.

La importancia de la anticipación

Se podría decir que un alumno precavido vale por dos y es cierto. Anticipar tareas es una parte imprescindible del estudio, aunque no siempre es fácil planificar las sesiones ya sea por exceso de tiempo (lo que a veces juega malas pasadas y nos relaja más de la cuenta) o por falta del mismo (cuando tienes la sensación de que ni dedicándote 24 horas al día al estudio, tendrás suficiente para aprobar).

A continuación, te explicaremos un poco más sobre los calendarios de planificación de estudio. 

Esta herramienta es ideal para planificar cuando tienes exámenes a la vista, ya que te ayudará a programar las sesiones de estudio. Lo agradecerás mucho, en especial cuando tengas sobrecarga de trabajo. Se trata de un calendario mensual donde empezarás a ubicar las fechas de los exámenes que debes rendir. Los marcarás y contarás cuántos días tienes desde la fecha de inicio de la planificación hasta la fecha del examen. Luego, dividirás el contenido global del que te examinarás entre los días de los que dispones para estudiarlo. Claramente, cuanto antes empieces, menos cargados serán tus días (por eso hablábamos antes de la importancia de anticiparse).

Cuando programes tus actividades diarias de estudio dentro del planning, te debes sentir muy comprometido con cumplirlas y darles la máxima prioridad, ya que, de lo contrario, todo el trabajo de planificación del tiempo será papel mojado. Dentro de la división de las tareas diarias que debes hacer, puedes incluir las metas de las que te hablábamos al principio e indicarlas en el espacio de cada día. Si tienes varios exámenes en el mismo periodo, empieza a priorizar de acuerdo a tus niveles de dificultad. Es decir, si tienes mayor dificultad con la materia Y que con la materia X, dedica más horas o días de estudio a la materia Y y resta algunas a la X.

Las ventajas de la planificación del tiempo con calendarios visuales

Usar calendarios visuales tiene grandes beneficios para los estudiantes, ya que te permite ver con claridad de cuánto tiempo dispones para cada examen y te ayuda a pisar tierra. Muchas veces, hacemos una vaga estimación de nuestro tiempo disponible, pensando que tenemos más tiempo libre del real, o lo contrario. Ninguno de los dos casos es positivo, porque lo mejor —y de eso no nos cabe duda— es ser realista y contar solo con el tiempo que de verdad podremos dedicar al estudio, garantizando la calidad de este.

En función del volumen de tareas se puede ser más consciente del tiempo y de la exigencia. Obviamente, como siempre decimos, es importante que antes de empezar el curso online se tenga claro cuál será esa dedicación estimada, para poder ser sinceros con nosotros mismos antes de comprometernos con algo que será imposible cumplir y que solo podría frustrarnos.

Te recomendamos probar a crear tu propio calendario mensual de estudios para que empieces a planificar tus horas de trabajo y dividir tu preparación en franjas horarias reales. Como tip, te aconsejamos intentar repetir las franjas (de 20:00 a 22:00, de lunes a viernes, por ejemplo), ya que te ayudará a coger la costumbre con mayor facilidad.

También te sugerimos que cuides tu alimentación durante el periodo de estudios y que no te sientas decepcionado si algún capítulo o tema te resulta demasiado complejo: recuerda que siempre cuentas con el apoyo de tu tutor, quien te podrá asistir y ayudarte a despejar cualquier duda referente al curso online.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10