magnify
formats

La alimentación en personas dependientes

Publicado en 8 marzo, 2017
Compartir

Cuando hablamos de personas dependientes nos referimos a la incapacidad funcional de algunos individuos que les impide desarrollar algunas actividades por sí solos y requieren de la ayuda de una persona profesional de la salud que se ocupe de ellas.

La persona dependiente no se puede valer por sí misma en todo y, por ello, necesita de asistencia. En algunos casos, las personas dependientes pueden ser atendidas por un familiar, esto ocurre con frecuencia en las personas ancianas, donde se pueden presentar diversas dificultades; una de ellas es la alimentación.

Cuando nos ocupamos de personas dependientes ancianas, es importante ofrecerles una dieta equilibrada que favorezca a su salud, pero que también tenga en consideración las posibles limitaciones que tiene la persona en lo que se refiere a su masticación y deglución, dos aspectos muy importantes en las personas de avanzada edad. Hoy te daremos algunos consejos de alimentación en personas dependientes.

Alimentación en personas dependientes: cómo crear una dieta efectiva

En primer lugar, es importante respetar los gustos o preferencias de las personas dependientes. No por ser dependientes debemos dejar de tener en mente que la alimentación también es un placer y un momento divertido para muchas personas. Obviamente, el equipo médico o el nutricionista debe ser la persona indicada a limitar el consumo de algunos alimentos o a dar las pautas específicas, pero dentro de las limitaciones, hay que intentar priorizar los alimentos favoritos de la persona siempre y cuando su condición nos lo permita.

A la hora de alimentar a la persona dependiente es muy importante cuidar la postura. La comida se le debe dar frontalmente, de forma que no deba girar la cabeza, para evitarle posibles dolores posturales a la larga. Además, se debe hacer en un momento de calma, diciéndole que coma despacio, sin prisa, para facilitar su digestión y su tranquilidad. Las cantidades de cada bocado deben ser pequeñas; por eso, un buen truco que puedes probar es usar, en vez del tenedor o la cuchara sopera, la cucharilla de postre.

Cuando nuestro paciente haya tomado el bocado, es recomendable inclinar levemente su cabeza hacia adelante para facilitarle la toma de aire antes de tragar.

Algo que también es importante es considerar que los ancianos suelen tener problemas de masticación y deglución, como ya apuntábamos más arriba. Las personas que sufren, por ejemplo, de Parkinson o de Alzheimer suelen tener problemas para masticar. En los ancianos que presentan problemas de coordinación muscular, también es posible encontrar esta dificultad; pero sin necesidad de que se trate de algo muy específico, el uso de la dentadura postiza puede ser otro limitante en la masticación y, por ello, en la mayoría de casos se especifica una dieta blanda, más fácil de masticar.

En cuanto a la deglución, el problema suele presentarse cuando la persona no consigue hacer bajar por el esófago los alimentos convertidos en bolo alimenticio. Este problema es, en muchos casos, causado por problemas nerviosos. Cuando nuestro paciente ha sufrido un accidente neurológico o es víctima de algún trastorno cerebral, es muy común que se presente la dificultad de deglución. Para evitar este problema, hay que elaborar platos que incluyan alimentos de consistencias similares, es decir, masas uniformes que no se puedan esparcir por la boca.

No se recomiendan los alimentos pegajosos o que puedan formar bolas en la garganta, como la bollería o las galletas, que suelen ser muy difíciles de deglutir.

Después de alimentar al paciente, es muy importante cuidar la limpieza bucal y no acostarlo inmediatamente, para evitar cortes de digestión. Además, hay que contar con los utensilios especialmente diseñados para las personas dependientes. Existen muchos trucos y consejos que son muy útiles para la alimentación de las personas ancianas. La mesa, por ejemplo, debe facilitar el uso de los cubiertos, y el plato debe estar a una distancia alcanzable de la persona dependiente, de forma que le sea más fácil comer.

Hoy en día, existen muchos utensilios para que la tarea de cuidar de las personas ancianas sea más sencilla, pero sobre todo se debe hacer con mucha dedicación y cariño.

Si te interesan los temas relacionados con la salud, te invitamos a mantenerte informado siguiendo nuestro blog, y si estás pensando en formarte en nutrición, te invitamos a conocer nuestra oferta formativa.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10