magnify
formats

Hacer networking es tan valioso como supones

Publicado en 14 marzo, 2017
Compartir

Últimamente se habla mucho de la importancia de hacer networking. De hecho, existen algunos eventos donde los participantes van, más que para escuchar a los ponentes, para esperar el momento perfecto para “hacer amigos”, “encontrar contactos” o “conocer a esa persona” que pueda cambiar para siempre el camino profesional. Sí, hacer networking funciona, no cabe la menor duda pero, ¿alguna vez te pusiste a pensar más profundamente en ello? ¿Sirve realmente tener amigos para crecer en el terreno profesional? ¿Se trata de un oportunismo sano o son simplemente “negocios”? Y sobre todo, la pregunta del millón, ¿por qué, si ya tengo muchos contactos, me resulta imposible encontrar un trabajo que me guste?

Hacer networking para encontrar trabajo

Si buscas un empleo o quieres hacer crecer tu negocio, te será imprescindible tener contactos y desarrollar relaciones nuevas con personas de tu sector. Esto es cierto, pero ¿cómo deben ser exactamente dichas relaciones? Hay una gran diferencia entre hacer contactos ligeros donde yo doy A y recibo B, que tener una red de amistades de trabajo donde no solo se trata de hacer intercambios de favores, sino de enriquecer el presente, de forma que se crean enlaces fuertes, sostenibles en el tiempo y por tanto, de mucho mayor valor.

Amistades verdaderas o Networking

Según una encuesta realizada por Gallup, tener tan solo un buen amigo o amiga en la oficina incrementa la satisfacción profesional en un notable 50%. Nada mal, ¿no? Además, si tu “mejor amigo” trabaja contigo, serás 7 veces más propenso a estar enganchado a tu puesto de trabajo y pensarás más de dos veces en irte si te ofrecen otro trabajo.

Pero, este amigo, que nos da felicidad y con el que tenemos una conexión real, está en un plano diferente que no es el típico networking. Es decir, networking se trata de tejer contactos, acudir a los eventos, a los foros, intercambiar datos y tarjetas de presentación con personas del sector, contestar llamadas y llamar a gente, no solo a potenciales clientes, sino también a otras personas que quién sabe, quizás algún día podrían ser de ayuda o nosotros podríamos serles de ayuda. Es la posibilidad de construir relaciones personales que tienen consecuencias positivas para la vida laboral, tanto en lo inmediato como en el largo y mediano plazo. Cuando una persona, un profesional o una empresa, intenta ser visible e influyente en su ámbito de actuación es necesario que conozca al resto de personas que se mueven en dicho entorno y sí, aunque no sean todos sus “mejores amigos”, debe cultivar relaciones buenas, sinceras y enriquecedoras.

¿Cómo hacer un networking de valor y con resultados duraderos?

El objetivo del networking, muy por encima de hacer contactos es convertir a esos contactos en una amistad de la que, de forma espontánea, podamos obtener ambas partes, una ventaja profesional que bien puede ser un aprendizaje, una transacción, un nuevo negocio, un dato, etc. Puesto que los contactos sólidos son tan determinantes, hay que ver bien quién merece la pena que se convierta en un contacto de este tipo, es decir, en un amigo de calidad que pueda ayudarnos a crecer.

Los consultores de capital humano saben bien que no se trata solamente de conocer gente a montones. De hecho, puede ser mucho más útil a la larga, que en vez de regalar nuestras tarjetas de presentación a todos los que vemos en un evento, nos centremos en unas pocas personas que realmente nos interesan. Para ello, es importante asistir a este tipo de reuniones con una cierta información previa y buscar el modo de acercarnos a estas personas.

En pocas palabras, no se trata de coleccionar contactos y hacer crecer la red de forma solo cuantitativa, sino también cualitativa. Claramente, son cosas que no se consiguen de la noche a la mañana y debemos tomarlo con calma. Los verdaderos contactos que nos sirven para toda la vida son aquellos amigos, que no necesariamente son íntimos nuestros, pero que nos conocen como personas y no solo como trabajadores, lo que les hace sentirse en confianza con nosotros. Cuando llegamos a ese punto, es mucho más probable que el networking funcione. La línea que separa el mundo de las relaciones profesionales de aquellas personales es muy estrecha y cada día más; pero el arte de hacer amigos es algo transversal; que no requiere ni de una carisma impresionante ni de una batería de argumentos específicos.

En realidad, en los negocios, el éxito financiero de cada uno llega gracias a los conocimientos técnicos en un 15% y el 85% restante, es gracias a la habilidad que conseguimos desarrollar para tratar a las personas, la capacidad de trabajar como seres humanos y nuestra personalidad. Por tanto, una buena parte está en nuestro lado humano y en la forma de relacionarnos con las personas.

Consejos para lograr hacer networking de calidad

Los profesionales que, teniendo grandes dotes técnicas y cognitivas, no consiguen crear estas conexiones fuertes con otras personas de su sector, están más lejos del éxito que las que sí. Y para lograrlo hay que empezar desde ya a desarrollar algunas competencias llamadas “blandas” como serían la comunicación o la empatía ya que estas son fundamentales para las relaciones entre personas, también en el trabajo. La relación profesional debe ser reforzada con el tiempo y hacer amigos es algo natural y que no se puede forzar, por mucho que se quiera. Debemos, por tanto, intentar buscar a aquellas personas que son cercanas a nuestro sistema de valores y experiencias comunes y preferir acercarnos a ellas antes que a otras con las que quizás no tenemos demasiado que compartir.

 Un consejo muy importante es pasar del entorno virtual al real en el momento justo y tratar de no quedarnos solo en el plano cibernético que, aunque funciona muy bien, debe ir complementado con el real. Más que un simple colegueo, la improvisación, la espontaneidad y el tener siempre cosas para compartir con los demás, son las claves del buen networking. Una recomendación importante es ganarnos la confianza profesional reforzando las relaciones con el intercambio de aprendizajes o información de valor. También puede ser una buena estrategia no cerrarnos nunca a un solo tipo de profesionales y no infravalorar a las personas porque no son muy influyentes en el sector. No obsesionarnos por los miles de contactos sino por crear relaciones es un acercamiento justo para tener éxito al hacer networking.

Esperamos que estos consejos te sean de gran ayuda. Síguenos en nuestro blog y descubre la variada oferta formativa de la UOC Xtended Studies.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10