magnify
formats

Gestionar tu tiempo y no estresarse en el proceso

Publicado en 16 marzo, 2017
Compartir

Aprovechar el tiempo es importante para todo; no solo para el trabajo y para la vida diaria, sino también para aprender a priorizar bien nuestros objetivos de vida y tener una existencia plena. Consideramos que, aprender a gestionar correctamente nuestro tiempo nos puede sacar de muchos problemas y nos ayudará, especialmente en los momentos de alta carga de trabajo, a exprimir mejor cada momento. Hoy dedicamos este espacio a darte algunas claves para gestionar bien tu tiempo y recomendarte algunas herramientas que te pueden ayudar a conseguir tus metas sin caer en las garras del estrés.

Claves para gestionar tu tiempo mejor

Las personas que  saben gestionar su tiempo han adquirido algunas habilidades a lo largo del tiempo. Sin embargo, hay algunas características innatas que pueden servir de ayuda; por ejemplo, hay algunas personas que son menos propensas que otras a sentirse ansiosas o algunas que encuentran dificultad en dejar de tener control sobre todo lo que hacen y pasa en sus vidas, para quienes, paradójicamente es más difícil gestionar bien su tiempo. El gusto por la improvisación es otra de las características que intervienen en la forma que cada uno tiene de gestionar su tiempo.
La buena noticia es que, incluso si eres una persona muy desorganizada, amante secreto de la improvisación, ansioso y experto en procrastinar todo lo que debes hacer, existen métodos y herramientas que te pueden ayudar a gestionar bien tu tiempo. Con un poco de metodología y práctica notarás cómo todo empieza a cambiar a tu alrededor y todo esto sin necesidad de caer en episodios de estrés.
Podrás, diseñar un programa individual que te permita organizar tu tiempo y evitarás las consecuencias de la desorganización, que son muchas. Ahora veamos cómo conseguir gestionar mejor tu tiempo sin estrés.
1. Tu tiempo es tuyo.
Si alguna vez sentiste que no tienes control de tu tiempo, deberías empezar por cambiar tu percepción sobre el tiempo. Desde ahora, te recomendamos pensar que el tiempo es siempre tuyo y por tanto, nadie más que tú puede realmente decidir cómo gestionarlo y por otro lado, solo tú eres el responsable de dicha gestión.
2. Ten claros los objetivos
En primer lugar debes intentar hacer un análisis sincero y muy personal sobre el uso que haces de tu tiempo. Puedes empezar por crear una lista de todas las actividades (incluso las que te quitan poco tiempo) sin importar su nivel de prioridad. Luego, de todas ellas, puedes revisar en qué estás fallando; por ejemplo, notar qué cosas que no tienen mucha prioridad de acuerdo a tus objetivos, están robándote más tiempo del que deberían o qué actividades que son muy importantes para ti, están siendo dejadas aparte.
El análisis inicial te permitirá establecer cuáles son las perturbaciones que no están favoreciendo que tu gestión del tiempo sea óptima.
3. Aprende técnicas para controlar el estrés.
Si junto a este análisis descubres que puedes priorizar mejor tus actividades dejando algo de margen a tu vida personal y persiguiendo tus metas principales a cada momento, ya te sentirás mucho más tranquilo; pero si además, de forma paralela eliges una o dos actividades que te ayuden a controlar el estrés, mejor que mejor. Quizás, si vives una rutina demasiado exigente, te parecerá imposible encontrar el momento para relajarte, pero en realidad, cambiando un poco la visión ya notarás la diferencia. Te recomendamos probar con técnicas como el mindfulness o acudir a la ayuda de un técnico en coaching.
4. Ten claras las consecuencias de la mala gestión.
La mala gestión del tiempo además de bajar tu productividad y rendimiento en el trabajo, te puede llevar a problemas más graves. Para empezar, decirte que está ya más que comprobado que si vives bajo estrés o ansiedad durante largos periodos de tiempo, estarás más propenso a tener algunas enfermedades como hipertensión, colon irritable, etc. A nivel mental, este tipo de transtornos te pueden llevar a la depresión o a adicciones (no necesariamente hablamos de droga o alcohol, sino también dependencia a la comida o al tabaco). Además, tu vida personal se verá dañada si no dedicas tiempo a relajarte; no solo sufrirás tú el burnout sino toda tu familia y círculo de amistades.
5. Investiga sobre las metodologías ágiles
Si todavía no conoces Scrum o Lean, te recomendamos empezar a investigar al respecto. algunas técnicas como estas pueden ayudarte a entender cómo la gestión del tiempo puede pensarse en un modo completamente diferente al que estás acostumbrado. El método Pomodoro te puede servir, por poner un ejemplo, para trabajar por iteraciones de cortos periodos de tiempo, perfecto si eres algo distraído o si tienes tareas que cumplir que requieren de mucha concentración.
6. Detecta a los ladrones de tu tiempo
Si sientes que el tiempo se te va demasiado rápido quizás estés siendo víctima de los clásicos “ladrones del tiempo” por ejemplo, los objetivos demasiado ambiciosos, la mala asignación de tareas, el no saber decir no, o la falta de definición de algunas metas.
7. Utiliza la tecnología
Nosotros, que somos amantes de la tecnología por encima de todo, te recomendamos que investigues sobre las aplicaciones más conocidas de gestión del tiempo. Hay muchas y seguro encontrarás alguna que te guste y que te ayude a mejorar tu gestión. Te recomendamos que pruebes una a la vez y no demasiadas porque podrías terminar por obtener el efecto contrario al deseado.
8. Deja de obsesionarte por el control
Muchas personas encuentran dificultad a vivir con lo imprevisible. No les gusta pensar que, aunque seamos los mejores gestores del mundo del tiempo o de los proyectos, siempre existirá un margen de error, una parte que escapa de nuestro control. Esto es así y hay que aceptarlo. Intentar tener las cosas bajo control de manera excesiva puede ser una causa de estrés muy fuerte y es mejor evitarlo. Para ello, simplemente intenta cambiar tu forma de ver las cosas, reflexiona sobre esto y encontrarás el camino para evitar obsesionarte por el control. Te aseguramos que es posible y te facilitará mucho las cosas.
9. Haz listas
Si eres algo desorganizado o no te consideras a ti mismo como una persona demasiado buena para la gestión del tiempo, te mandamos unos deberes muy sencillos: empezar a hacer listas. Haz listas de lo que debes hacer y analiza tus listas. Invierte tiempo en ello y encuentra tu método: algunas personas siguen prefiriendo la clásica agenda de papel. ¿Por qué no? Es importante que encuentres tus propias técnicas y que te sientas cómodo con ellas, no importa nada más que eso: efectividad y ser productivo… sin estresarte.
 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10