magnify
formats

¿Exceso de oferta de divisas? La influencia en el comercio internacional

Publicado en 27 octubre, 2016
Compartir

Desde diversos medios se empieza a hablar nuevamente de la nacionalización del comercio exterior y se pone en duda si realmente hay un exceso de oferta de divisas, como viene diciendo el Banco Central. Este organismo monetario ha comunicado recientemente que este fenómeno es de gran preocupación, ya que podría causar grandes problemas en todo el mundo.

Desde los círculos académicos se trata de un fenómeno llamado enfermedad holandesa, que en Sudamérica el exmandatario uruguayo José Mujica, lo tradujo como “embuche de dólares”, una forma coloquial de referirse al mismo problema.

Para poder comprender de qué se trata esta enfermedad holandesa, podríamos decir que se refiere a la abundancia de dólares que entran a un país y que resultan difíciles de manejar. Este tipo de fenómeno tiene varios efectos colaterales poco deseados, como la apreciación de la moneda local y la progresiva pérdida de competitividad en las exportaciones del país.

En algunas realidades como la argentina, la situación es bien diversa: en término de divisas genuinas generadas por el comercio, no sobran divisas. En Argentina el gran problema que acaba de anunciar el Banco Central es la primeriza Sion de las exportaciones que depende de los vaivenes de los precios internacionales, en gran medida. Esta situación empeora bastante por la oligopolización de las empresas que realizan dichas transacciones mediante unos pocos traders que exportan a nivel mundial. Además, conviene pensar también en algunas particularidades de su economía como la creciente centralización regional en cuatro provincias: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

Volviendo al tema de la enfermedad holandesa, ha sido el propio presidente del organismo monetario del Banco Central quien ha reconocido que existe una gran preocupación, ya que a pesar de estar convencidos de que el año que viene se alcanzará la meta de inflación del 17% anual y la economía empezará a crecer, el problema es importante. Si bien ambos problemas, es decir, la inflación y el crecimiento de la economía, están encaminados, el problema es que no se sabe qué hacer con todos los dólares que no paran de entrar.

En Argentina, el incremento de las reservas por compras del Banco Central ha resultado bastante mayor a lo esperado, algo que despierta la memoria de los ciudadanos y la terrible crisis que pasaron entre los años 2000-2008 cuando la crisis de la soja traía dólares a raudales al país; dólares que luego concluyeron en un atraso en el cambio, la creciente demanda de moneda que se percibía como barata y la incesante caída de las reservas del país.

El flujo de dólares y el comercio internacional

De acuerdo con el BCRA (Banco Central de Argentina), el flujo de dólares no cesará, ya que las tasas de interés son cercanas a cero y dominan las principales economías del mundo. Esto quiere decir que se emiten papeles de otras economías como la argentina a tasas del 4-5% anual.

Por otro lado, el blanqueo, fuera de cómo se manifieste, es decir, en depósitos de divisas en el mercado local o como pago de la penalidad para fondos que queden fuera del mercado nacional, engorda siempre la oferta de divisas. Por si fuera poco, con la expectativa de un tipo de cambio tranquilo, los pagos de cupones de bonos en dólares tendrán también una buena oportunidad de pasarse a pesos. Todas estas cuestiones hacen pensar al Banco Central de Reserva de Argentina que el flujo de dólares no cesará en los próximos días.

La situación del comercio internacional en México

En México, la contracción del comercio exterior, afirman los diarios locales, se deriva de una fuerte reducción en las exportaciones. Esto en realidad es un efecto de lento crecimiento de la economía norteamericana. En el caso de México, el intercambio de divisas producto del comercio exterior presenta una gran reducción, derivado de la caída generalizada de sus movimientos de exportación e importación.

El intercambio comercial de México con el exterior ascendió a 61,368 millones de dólares en julio de este año, cifra que representa una caída de casi el 10% con respecto al mismo mes del año anterior. Dentro de su ciclo de baja del volumen de comercio exterior negociado, enero fue su peor mes; posteriormente, desde enero a junio se vio una leve recuperación, pero en julio vivió un importante revés.

Por otro lado, durante los dos primeros trimestres del año, la contracción del comercio exterior mexicano vivió una fuerte reducción en las exportaciones por los problemas en la economía americana, y en el séptimo mes del 2016 las exportaciones volvieron a caer, así como las importaciones.

Las principales portadas de los diarios mexicanos ya alertan sobre el comercio internacional que está dejando menos dólares y la creciente contracción del comercio exterior de México.

Negociación de alta frecuencia

En el otro lado del mundo, mucho más cerca de nuestra realidad española, también se habla de comercio internacional y divisas. Desde el Bundesbank o Banco Central de Alemania, ya se considera que la negociación de alta frecuencia podría incrementar la volatilidad de los mercados financieros.

La negociación de valores y derivados en los mercados financieros está cambiando y esto es algo que hemos podido ver con claridad desde mediados de la pasada década. De hecho, no es raro ver que son programas informáticos los que toman la decisión de valores, precios de venta de compra, etc. Actualmente, existen algoritmos específicos que se encargan de analizar grandes datos y generar cientos de órdenes, en lo que llamamos la negociación de alta frecuencia.

Siguiendo los últimos datos publicados en el economista.es sabemos que en Estados Unidos y Europa casi el 50% del volumen de negociación proviene de este tipo de negociaciones de alta frecuencia -estos son los datos que maneja el Banco Central de Alemania-. El problema con estas negociaciones es que a veces crean problemas con las cotizaciones, aunque, viendo el lado positivo de las mismas, incrementan la eficiencia en fases de mercado tranquilas.

Algunos datos sobre el mercado de divisas y el comercio internacional

El tipo de cambio entre las divisas es siempre relativo, ya que se expresa en comparación de otras. Existen muchos factores que determinan los tipos de cambio, como bien puede ser la política monetaria, los rumores, la percepción de riesgo, la inflación, etc. Lo que conviene tener en cuenta es que el tipo de cambio dado tiene un comportamiento muy parecido al de cualquier otro activo financiero y, por tanto, anda cambiando cada día en función de la oferta y la demanda.

Conviene saber también que la oferta de las divisas se controla o, mejor dicho, es intervenida por los bancos centrales de los gobiernos de cada país, ya que van en función de los objetivos de la política monetaria.

Ahora bien, las exportaciones y en general el comercio internacional, tienen una gran influencia en la demanda, de forma que el tipo de cambio de la moneda tiene un papel muy importante en el comercio internacional y es un buen indicador de la salud económica de un país. Cuando una moneda es más alta, las exportaciones del país cuestan más y las importaciones son más baratas; si el tipo de cambio es alto, el balance comercial es bajo ya que el valor monetario de la diferencia entre importaciones y exportaciones es bajo. Por este motivo, el movimiento de las divisas más importantes del mundo, como por ejemplo el dólar, es motivo de atención, ya que sirve para analizar toda la economía de un país.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10