magnify
formats

Estudiar online y en casa como modelo pedagógico de éxito

Publicado en 30 marzo, 2017
Compartir

El sistema educativo actual destaca por ser tradicional, donde es necesario llevar a los niños a la escuela y luego ir a la universidad; sin embargo, gracias a la tecnología, en nuestro siglo están apareciendo modelos pedagógicos diferentes, mucho más innovadores y que pueden dar resultados de éxito como por ejemplo estudiar online. Dada la variedad de modelos de educación para los niños, los padres y los expertos en educación se están preguntando qué beneficios puede tener el homeschooling, un tipo de aprendizaje que se basa en estudiar en casa y que ha nacido en Estados Unidos, impulsado por diferentes motivaciones. Son cada vez los padres que prefieren educar a sus hijos en casa, muchos se forman para poder poder cubrir las necesidades de educación formal de los niños y se niegan a aceptar que esta decisión no pueda ser respetada, ya que en muchos casos, las autoridades no lo permiten. Existe en nuestra sociedad, un debate abierto al respecto: ¿Es la educación en el hogar una opción de aprendizaje aceptable? ¿Todos los niños deben ir a estudiar a la escuela? ¿Qué pasa con la educación en la adultez? Hoy, dedicamos este post a reflexionar sobre este tema. No te lo pierdas.

El homeschooling y las ventajas de estudiar online desde casa

 De acuerdo con las estadísticas aportadas por el National Center for Education Statistics de los Estados Unidos, el número de personas que estudian en casa ha crecido un 74% en los últimos años. La forma de enseñanza crece a pasos agigantados. En Estados Unidos, se estima que son más de 2.2 millones los estudiantes sin escolariar y muchos de ellos están tomando esta opción, en parte para inculcar valores religiosos distintos de los impartidos en las escuelas, en parte por la insatisfacción del sistema de enseñanza, por necesidades espceciales en el caso de algunos niños o simplemente para evitar la oleada de bullying que muchas veces genera problemas muy profundos en los jóvenes.

En muchos países no existen números oficiales pero, sabemos que en España, ya en el año 2015 se contaban hasta cuatro mil las familias que preferían el homescholing, un ambiente educativo sin currículo, aulas o profesores. Esto de acuerdo a la Asociación de Defensa Legal de la  Educación, un organismo americano que ha realizado esta estima en nuestro país.

En España, sin embargo, se considera que la enseñanza básica (educación primaria y secundaria obligatoria) de acuerdo a la LOMCE, es gratuita y obligada para todos y comprende 10 años de escolaridad entre los 6 y dieciséis años de edad. Las familias que prefieren educar a sus hijos en el hogar, deben apoyarse en el artículo 27 de la constitución, donde se lee: que todos tienen derecho a la educación y que las normas relativas a los derechos fundamentas y a las libertades que la Constitución reconoce, se interpretarán de conformidad a la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En el punto 3 del artículo 27 se lee que los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos puedan recibir la formación moral y religiosa que esté de acuerdo a sus propias convicciones.

Llegar a puntos comunes puede ser un modo de aclarar el asunto. Los padres que defienden que sus hijos no asistan a la escuela se justifican diciendo que existe la capacidad de aprender desde casa, gracias a la  tecnología. Creen que hay formas más respetuosas con los ritmos de los niños y que dejan a los niños elegir sus actividades. Los métodos educativos para los homeschoolers son variados, existe el Charlotte Mason, el Montessori, el Waldorf o el tradicional con un temario oficial seguido desde casa.

Las ventajas de estudiar online desde casa

– La libertad de horarios y contenidos es mayor. Se puede aprender más rápido sin tener como única motivación el tener que aprobar un examen. Aprenden a su ritmo y cuando tienen interés para hacerlo.

– Es más fácil saber qué es lo que realmente le gusta al niño, desarrollando mejor sus habilidades.

– Mayor tolerancia ideológica e implicación con la comunidad. Menor exposición a influencias negativas por parte de los compañeros y relaciones más positivas con los padres y familiares.

– No existe el bullying, recordemos que esta es una de las principales razones por las que se desescolariza a los niños. No existe, además, una organización por edad.

– Es más barato. No hay que seguir la guía de la ley educativa para cambiar de libros.

Estudiar online y en casa: Posibles desventajas

 Una de las principales exponentes de la crítica contra la educación en casa es Catherine J. Ross, una profesora de la Universidad George Washington quien dijo que el movimiento es, más que nada, una reacción a los problemas de intolerancia en Estados Unidos pero que, realmente, consiguen aislar a los niños. Ella defiende que deberían existir un mínimo de contenidos curriculares para impartir en las escuelas el respeto a la diversidad y los principales valores democráticos.

En todo el discurso se pueden encontrar muchas vertientes y diferentes opiniones. Lo que no está en discusión es que resulta fundamental el papel de la familia en la educación de los niños y el poder que puede dar la tecnología en la educación actual, creando nuevas alternativas muy válidas y apoyando el desarrollo de nuevos métodos educativos como los antes mencionados.

Es válido pensar que el acompañamiento de la trayectoria escolar por parte de los padres es indispensable, y que sin duda, los modelos tradicionales de escolarización deben adaptarse más que nunca a las situaciones personales de los alumnos para garantizar el derecho a la igualdad de oportunidades educativas. La educación obligatoria debe ser más flexible y considerar algunos aspectos que quizás, tradicionalmente, no se venían considerando. Además, se debe apoyar en las herramientas tecnológicas que permiten estudiar online para crear oportunidades de aprendizaje nuevas y más ventajosas para los alumnos.

 
Etiquetas:
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10