magnify
formats

El salmón de cultivo, en entredicho

Publicado en 19 marzo, 2014
Compartir

Noruega representa el país con más volumen de producción de salmón salvaje en todo el mundo. Constituye nada menos que el 60% del consumo global. Sin embargo, el Gobierno de Noruega ha admitido que la calidad de sus salmones es todavía muy mejorable.

De acuerdo con las autoridades sanitarias, es recomendable que las mujeres más jóvenes, así como aquellas que están en situación de embarazo, consuman 2 o 3 comidas a la semana que incluyan pescado, donde la mitad debería representar pescado graso. No obstante, el consumo de pescados grasos como la trucha, la caballa, el salmón o el arenque tiene que ser menor a 2 comidas semanales.

Los alimentos recomendables para mujeres embarazadas pueden aprenderse a través del curso de dietética y nutrición, así como las propiedades y características del salmón y otros pescados ricos en omega-3.

Estas indicaciones de la autoridad sanitaria local noruega tienen relación con un artículo que salió en el periódico VG. En él la doctora Anne-Lise Bjorke Monsen, miembro del laboratorio de bioquímica clínica de Bergen, señaló que “los elementos contaminantes hallados en el salmón de cultivo poseen una nefasta influencia en el desarrollo cerebral, y están vinculados con problemas como el autismo, la disminución del QI o la hiperactividad.

Además conocemos que pueden implicar efectos negativos en el sistema inmunitario, el metabolismo y las hormonas. Asimismo, se sabe que se contagian a través de la leche materna. Si se necesita omega-3 proveniente del pescado, el arenque y la caballa son pescados que van muy bien.

Unos estudios han conseguido demostrar que el salmón noruego proveniente de la acuicultura, situado en bateos en los fiordos y a más de 100 metros de profundidad, presentan una tasa anormal de elementos contaminantes, tales como hidrocarburos, pesticidas, antibióticos y dioxinas. El salmón además se nutre de harinas de animales, que se han tratado con pesticidas y antibióticos.

Unos análisis han demostrado que el salmón noruego de acuicultura a más de 100 metros de profundidad en bateas instaladas en pleno más en los fiordos presentaban tasas anormales y altas de contaminantes, dioxinas, hidrocarburos, antibióticos y pesticidas. El salmón es nutrido con harinas animales, tratadas con antibióticos y pesticidas.

 
Etiquetas:
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10