magnify
formats

El efecto Google, ¿para qué recordar cosas nunca más?

Publicado en 2 julio, 2017
Compartir

Los motores de búsqueda como Google, actualmente han llegado a un nivel de sofisticación que permite encontrar en ellos o gracias a ellos, casi cualquier cosa de manera rápida y sin mayores esfuerzos. Esto está llevando a las personas a lo que muchos llaman el efecto Google o lo que es lo mismo la falta de necesidad de recordar o aprender nada, por la existencia de esta plataforma donde todo es fácilmente consultable en cualquier momento y desde cualquier lugar. Si nos ponemos a pensar en cómo era nuestra vida antes de la aparición de los motores de búsqueda, podríamos pensar en las enciclopedias, las llamadas a amigos, padres o maestros, para obtener una información coma o el pararnos a reflexionar e intentar forzar la memoria para recordar un dato ahora olvidado. Sin embargo, algo parecido sucedió cuando aparecieron las calculadoras, ya que se creía que por estas, las personas dejarían de forzar la mente para obtener un cálculo matemático sencillo. La tecnología y las facilidades que nos da, tienen sin duda grandes beneficios para la sociedad, pero algunos estudiosos del tema, ratifican que también tiene algunos costes. A continuación, profundizaremos en el efecto Google y cuáles pueden ser los perjuicios de este para el futuro.

¿Qué es el efecto Google?

 En el año 2011 se publicó un famoso estudio titulado los efectos de Google en la memoria. Desde entonces, se habla del efecto Google como la tendencia a no guardar información en la memoria, ya que todo se puede encontrar fácilmente en Internet. Con el paso de los años, los motores de búsqueda se han vuelto mucho más eficaces y por tanto se ha extendido la idea del efecto Google. En realidad, ahora mismo es posible obtener cualquier tipo de información si sabemos buscar bien o lo que es lo mismo, preguntarle a Google de la manera correcta.

También se habla del efecto filtro burbuja, que es una ampliación del efecto Google y que se refiere a la selección de la información que recibe una persona a través de filtros burbuja que le encierran literalmente en una burbuja informática punto en nuestro país está hablando mucho del filtro burbuja gracias a la aparición del Libro de Eli Pariser donde servirte de los problemas que plantea recibir únicamente las noticias que se acercan a los intereses de cada uno. Esto hace que la visión del mundo se limite coma fomentando fanatismos y prejuicios y bloqueando informaciones que puede ser contrastantes.

De acuerdo con una publicación en una famosa revista, se considera que los filtros burbuja pueden llegar a ser un peligro para la democracia. Asimismo, de acuerdo con un análisis del reciente, el 61% de los millennials vive dentro de este filtro burbuja, especialmente cuando recibe noticias políticas. Volviendo al tema principal de nuestro artículo, no podemos dejar de pensar en que está haciendo Internet con nuestras mentes, y si es que realmente nos estamos convirtiendo en un rebaño digital, donde no memorizamos datos y corremos el riesgo de mantenernos siempre en un túnel de información que nos lleva a una estupidez expandida. Aunque estés una visión bastante poca Elíptica de la situación, merece la pena profundizar en ella y entender cuáles son los verdaderos riesgos del efecto Google y similares.

El efecto Google y el pensamiento analítico

Aunque es fácil pensar que dejar de utilizar la memoria es un grave peligro, no podemos ser tan decisivos ya que esto no es la única función de la memoria. Conservar conocimientos, es mucho más fácil si tenemos internet. Esto no lo podemos negar. Sin embargo, la working memory es por así decirlo, aquella parte de nuestra memoria que se encarga de procesar tareas más sofisticadas como la comprensión de los conocimientos ya guardados dentro de la memoria neuronal. Por tanto, pensar que para qué vas a guardar algo en la memoria si luego lo puedes encontrar en google, es algo cierto en parte, pero que al contrastarse con la memoria más profunda, entendemos que no sirve para nada. Esto quiere decir que, aunque podamos atender puntualmente una información que nos falta, la comprensión de los conceptos y la aplicación de estos a nuestra vida diaria y en la toma de decisiones humanas, depende no de dicha información individual o de varias informaciones individuales juntas, sino de como nuestra mente es capaz de transformar dicha información en conclusiones válidas. Y esto, lamentablemente no nos lo puede ofrecer nadie más que nosotros mismos. No existe un Google, capaz de interpretar la información ya existente en nuestra mente con la información externa para organizar conceptos o ideas complejas. Un problema que si podemos confirmar es el de la pereza, pero este no tiene nada que ver con la tecnología, sino más bien con una falta de motivación para el aprendizaje. Nuestra mente, muchas veces, procura gastar el mínimo de energía posible en resolver los problemas, ya que es, por así decirlo como un tacaño cognitivo. Muchas evidencias en el ámbito de la ciencia han demostrado ya que las personas que utilizan el teléfono como ayuda para resolver sus problemas, son los que también tienen más dificultad o menor interés en el pensamiento analítico ya que esto es costoso energéticamente para el cerebro. Pero esto no es una culpa que podamos dar a la tecnología o en este caso, al teléfono móvil, sino al usuario que prefiere gastar el mínimo de energía en resolver algo, valiéndose de la tecnología. Esto sí que es peligroso porque puede hacer que el pensamiento analítico de las personas, que es lento largo y pesado, puede implicar carecer de pensamiento crítico y esta es, como bien sabemos, la defensa máxima contra el fanatismo, las mentiras y el adoctrinamiento.

Es conveniente mantener nuestra mente ejercitada, no sólo por curiosidad personal, sino porque entendemos que hacerlo, nos ayuda a mantener vivo el pensamiento crítico. Es bueno poder utilizar la tecnología para ayudarnos en el día a día, pero no hay que dejar que todo nuestro conocimiento o procesos de memoria dependan de elementos externos como puede ser un motor de búsqueda.

 
Etiquetas:
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10