magnify
formats

Educación online versus educación tradicional: cambio de paradigma

Publicado en 10 agosto, 2016
Compartir

La educación online ha despegado y no hay quien la pare. El volúmen de negocio de la educación online, siguiendo los datos de la Online Business School y AEFOL, ha ido evolucionado a pasos agigantados. Así, por ejemplo, en el año 2011, hablábamos de 35,600 millones de dólares y en 2015, solo 4 años despúes, 107,000 millones. Este salto cuantitativo se sustenta en muchos pequeños pasos cualitativos.

El cambio de paradigma

El modelo tradicional de educación se solía centrar en la institución, de hecho, la elección de la universidad e incluso del colegio donde íbamos a estudiar, se basaba en las características centrales de estas como institución (ideología, trayectoria, etc. Estamos pasando de este modelo a uno donde el centro no es la institución si no el usuario, esto quiere decir que las instituciones deben dejar de mirarse a sí mismas y empezar a mirar al usuario, sus verdaderas necesidades como persona. Los expertos dicen que el e-learning o la educación online, vive momentos de adaptación porque hace unos años, no tenía tantos alumnos y la calidad ha debido ir creciendo. Los contenidos de la educación presencial habían pasado directamente y sin mucha estrategia a las pantallas y poco a poco, han ido evolucionando y descubriendo nuevos formatos que permitían al alumno una mejor comprensión, variada y didáctica. Actualmente, después de todos aquellos pasos ya dados, existen muchos proyectos que aportan valor al alumno y por eso se explica el crecimiento exponencial de las matrículas en centros de educación online como la UOC.

¿Cuál es el valor diferencial de la educación online?

El valor diferencial del e-learning es el método en sí. Muchísimas personas quieren vivir nuevas experiencias de aprendizaje, que no impliquen un cambio de vida total, de horarios y compromisos a los que no pueden acceder. Este cambio de paradigma podría incluso cambiar la visión lineal que tenemos hasta ahora de la vida, esa visión que marca cuándo se nace, cuándo se estudia, cuándo se hace una familia y cuando se tiene éxito profesional para esperar una ancianidad tranquila. Ahora ya no necesariamente tiene que ser así, existen muchas opciones alternativas y por tanto, se abre un camino a un cambio también a nivel social.

Por otro lado, a diferencia del método presencial, la educación online tiene la gran ventaja de la personalización, no solo en cuanto al hecho de tener un tutor personal con quien hablar, si no que también los contenidos se pueden personalizar.

A estos dos valores (el método y la personalización), se suman muchos primeros pasos de gigante que a partir de ahora serán las nuevas herramientas para el futuro de la educación online, hablamos por ejemplo del big data como forma para mejorar la analítica predictiva que luego se pueda aplicar a la personalización de los ritmos de trabajo e incluso de los contenidos, como decíamos previamente; la gamificación, es decir, las dinámicas de juegos aplicadas al modelo de educación online para motivar al alumno; el microaprendizaje, aprender con pequeñas unidades de contenido o fichas independientes que en realidad están interconectadas entre sí; el uso de contenido multimedia, principalmente vídeos o infografías animadas, etc.

Las tasas de abandono: primer punto de mejora para la educación online

De acuerdo con un informe del Ministerio de Educación del pasado curso académico 2015, las mayores tasas de abandono se producen en las universidades no presenciales, es decir, incluimos a la educación online en dicho mal resultado. Las tasas acumuladas en los dos primeros cursos son cercanas al 50%, lo que sorprende pero en realidad, ya se esperaba. Según los expertos, cuando el aprendizaje no es muy seguido por una persona, muchos alumnos se sienten un poco dejados desmotivados. Se trata de personas que necesitan encontrar fuera de sí mismos la fuerza y la motivación para llevar a buen fin algo que empiezan. Obviamente, el modelo formativo de educación online tiene esta parte como riesgo y como indicador negativo. Por eso, al confrontarlo con la educación tradicional, conviene tener en cuenta y ser sincero con uno mismo para saber si es una buena forma de estudio para ti o si es mejor pasar por las aulas. Un dato interesante en este sentido es que, si el estudiante paga sus estudios (ya sean online o tradicionales) el abandono es mucho menor.

El factor social

Especialmente para la educación superior, la idea del campus, de las amistades, etc. es un punto fuerte de la educación tradicional. Miles de jóvenes no quisieran perderse ese gran periodo. Sin embargo, no es del todo cierto que, elegir el camino de la educación online sea una forma de aislamiento. En la práctica hemos podido comprobar que incluso, se podría decir que la interacción social a distancia en buena parte, construye lazos entre los alumnos, aun más profundos y beneficiosos. Los estudiantes de todas las especialidades de la UOC confirman que de quienes más se aprende al estudiar online, es de los propios compañeros.

El factor social incluye también el rol del profesor, que cambia notablemente en la educación online. Aquí se convierte en un mentor más que en un profesor, en un guía personal.

La flexibilidad

Un tema del que hemos hablado largamente, la flexibilidad de la educación online es quizás, lo más característico de cara al alumno. Es ideal para todos los que ya trabajan, los que buscan complementar una vida personal con un crecimiento profesional, los que tienen muchas obligaciones pero no quieren dejar pasar sus sueños, etc. La educación tradicional exige mucho tiempo invertido y por ello, este es un punto a favor para la educación online.

El papel de la UOC en la educación online del futuro

La UOC es una de las universidad que lleva más tiempo en nuestro país, apostando por la educación 100% online. Empezamos desde hace ya veinte años y contamos con más de 58.000 graduados. La UOC forma parte de la APeL Asociación de proveedores de e-Learning, asociación sin ánimo de lucro que fue fundada en el 2001 por empresas deseosas de llevar la teleformación al mundo, para mejorar la competitividad y la educación de los españoles.

En el ámbito de la educación online, para la UOC se trata de algo natural, nos parece imposible pensar que ahora, cuando toda la comunicación transcurre en medios digitales, tengamos que comunicar para aprender solo por vía presencial. A pesar de que en nuestro país, la formación online tiene más del 15% del total, que es un porcentaje alto para la región, existen todavía muchos pequeños nichos de mercado que alcanzar; seguiremos apostando por un futuro más digital y más formado que nunca, sin fronteras de idiomas, distancias, con un excelente potencial de crecimiento basado en el método y en la motivación personal por el saber y el mejorar.

Esperamos que tú también te unas a este movimiento.

 
Etiquetas:
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10