magnify
formats

Consejos para regular los triglicéridos

Publicado en 25 febrero, 2017
Compartir

Una de las principales preocupaciones de salud de las personas es el colesterol y, paralelamente a este, los triglicéridos. Muchas personas suelen preguntarse cómo, sin necesidad de haber hecho demasiados desarreglos en sus vidas, tienen un nivel de triglicéridos elevado.

Empecemos por entender qué son exactamente los triglicéridos. Estos son un tipo de grasa que, aunque parezca mentira, es muy necesaria para que nuestro organismo funcione. Esta grasa fluye por nuestra sangre, como también lo hace el colesterol, pero debe estar presente en su justa medida porque si se encuentran niveles elevados en la sangre, estamos ante un peligro importante para nuestro corazón.

Regular los triglicéridos: ¿para qué?

Cuando vamos al médico a hacernos análisis de sangre y este, tras obtener los resultados, nos indica que tenemos que bajar los triglicéridos, debemos hacer de todo para lograrlo porque el riesgo es bastante alto. Para que tengas una idea más clara, cuando los niveles están por debajo de 200 mg/dl, se considera dentro de lo normal; pero si supera los 200 (y hasta 400), empiezan las preocupaciones, en especial si al mismo tiempo aparecen en los resultados unos niveles bajos de colesterol bueno.

En estos casos, es absolutamente necesario prestar atención a las indicaciones del médico en lo referente a medicinas y a dieta (los triglicéridos altos suelen ser una consecuencia de obesidad y vida sedentaria), pero, además, tener en cuenta los consejos y remedios que a continuación te indicamos.

5 Consejos para regular los triglicéridos

1. Consume más fibra

La alimentación es la base de todo para regular los triglicéridos, pero uno de los secretos para lograr los objetivos es introducir alimentos ricos en fibra, como los cereales, especialmente integrales. También las verduras ricas en fibra como la espinaca o el brócoli; las frutas, en especial la manzana, la naranja y la mandarina, ya que tienen mucha fibra. La razón de darte este consejo es que la fibra ayudará a tu organismo a reabsorber la grasa. También podrás conseguir mucha fibra de la avena, un alimento que además es infalible para reducir el colesterol malo.

Junto al aumento de la cantidad de fibra que consumas, te recomendamos reducir el consumo de otros alimentos como los snacks salados, la bollería, las pastas, los frutos secos y el alcohol, porque todos estos alimentos aportan muchas calorías que luego se convierten en grasa.

2. Bebe más agua

Tu mejor aliada será el agua. Reemplaza las bebidas gaseosas y el alcohol por agua y notarás una diferencia inmediata. Tu organismo necesita estar siempre hidratado, incluso cuando se ha acostumbrado a no recibir suficiente, debes intentar forzarlo a recibir más agua.

Por lo menos deberás beber dos litros de agua al día y nada de beber bebidas azucaradas, porque no ayudan en nada. Lo mejor es no introducir calorías extras al cuerpo y llevar contigo una botella de agua siempre será lo mejor. Además, te recomendamos beber un vaso de agua antes de cada comida y al despertar y al acostarte para que la sangre circule mejor por tu cuerpo, elimines más toxinas y evites la acumulación de sangre en el organismo.

3. Mantente alejado de los alimentos procesados

Aparte de reducir los productos que tienen grasa —la ensalada con salsa no es dieta—, tienes que intentar alejarte de los alimentos procesados, como los azúcares refinados, los dulces, los zumos embotellados, el chocolate… Lo mejor es cambiar todo ello por cosas más sanas y naturales.

4. Haz 30 minutos de deporte al día

Si partimos de la situación en la cual no haces nada de deporte, no te preocupes, con caminar media hora al día ya notarás una diferencia; y si conviertes esto en un hábito de vida, poco a poco el cuerpo te irá pidiendo más. Por ahora, con esto bastará para empezar.

5. Omega 3

Para reducir la cantidad de grasa que se ha acumulado por todo este tiempo en tu sangre, te recomendamos aumentar el consumo de Omega 3. No necesariamente tienes que tomar suplementos alimenticios que lo contengan, en realidad bastará con que consumas más pescado azul (salmón, atún, etc.) y que aumentes el consumo de verduras y frutos secos (pero en cantidades pequeñas estos últimos porque tienen muchas calorías).

Esperamos haberte ayudado. Pon en marcha estos consejos o compártelos con quien más los necesite.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10