magnify
formats

Consejos para evitar el síndrome postvacacional

Publicado en 8 septiembre, 2017
Compartir
Hoy te damos diez pautas para conseguir pasar por encima del síndrome postvacacional. Sin duda, cuando las vacaciones se terminan, la sensación no es para nada positiva. Para la mayoría de personas volver al trabajo significa empezar un largo periodo de esfuerzos incontables, a los que se suman muchas responsabilidades, retos y fatiga. Setiembre es el mes en el que todo recomienza y eso significa para la mayoría de personas, un fuerte golpe psicológico que tenemos que afrontar sí o sí. Para hacerlo con menos dificultad, hoy te damos algunos consejos de terapeutas profesionales, para que superes el síndrome postvacacional sin tanto problema.

¿Qué el síndrome postvacacional?

El síndrome postvacacional no es más que un proceso de inadaptación psicológica a una nueva situación, que en este caso sería la vuelta al trabajo o a la universidad. Es pasar de una situación de placer y relax a otra de estrés y no para todos es sencillo. La nueva situación a la que nos debemos acostumbrar de un momento al otro implica una serie de demandas a las que puede ser difícil responder.

Consejos para superar el síndrome postvacacional

Se debe prevenir la programación de forma anticipada y relajada. El regreso de la oficina debe ser lo más calmado posible y para ello, hay que evitar dejar trabajo atrasado que nos pueda provocar angustia durante todo el tiempo de las vacaciones.
Normalmente, solemos regresar a septiembre y abrir la cuenta de correo electrónico para encontrarnos con una manera de mensajes. Para evitar esta situación y el estrés que de esta se desprende, te recomendamos organizar el trabajo de los primeros días antes de irte de vacaciones y priorizar las tareas más importantes con objetivos realistas a corto plazo para las primeras semanas de regreso al trabajo.
En segundo lugar, te recomendamos incorporarte, en la medida de lo posible, a mitad de la semana y no el lunes. De esta forma, la semana te será más corta y podrás tener un comienzo más progresivo. También es posible volver de las vacaciones, si es que has salido de la ciudad en la que vives, unos días antes de lo esperado y de la reincorporación al trabajo. Esto te permitirá prepararte de forma física y mental para la reactivación laboral con una actitud más positiva.
En cuanto a la rutina diaria de trabajo, tienes que considerar que durante las vacaciones modificas tus costumbres un poco y para poder acostumbrarte mejor a la vuelta al trabajo, es recomendable retomar los horarios habituales unos días antes de empezar. Esto quiere decir que, debes intentar no dormirte demasiado tarde y poder despertarte por la mañana fresco, alimentarte de una forma más saludable o hacer tus rutinas de ejercicios que hacías normalmente cuando estabas trabajando y no en vacaciones.
El retorno gradual a las tareas diarias es otro de los puntos importantes para evitar el síndrome postvacacional. Hay que organizarlas siempre de menor a mayor teniendo en cuenta la intensidad y la dificultad de cada una de ellas e intentando comenzar por las que te son más gratas. Durante la semana, al menos durante las primeras semanas de trabajo, te recomendamos incorporar algunas actividades lúdicas y divertidas que te eligieron un poco la jornada. Más a largo plazo, te recomendamos dividir tus periodos de vacaciones en varios intervalos a lo largo del año y no dejarlo todo para un único momento.
Por ejemplo, es mejor hacer tres pequeñas vacaciones a lo largo del año que hacer un mes entero de vacaciones en agosto. El regreso en septiembre después de un mes de vacaciones puede ser más pesado si es que lo hacemos de esta manera. Algo que también es muy importante especialmente para evitar el síndrome postvacacional, es no llevarse el trabajo a casa ya que esto puede subir el nivel de estrés de forma exponencial y de golpe. No podemos dejar de comentar la importancia de tener hábitos saludables para poder mantener una rutina diaria con motivación y buen ánimo.
Es importante hacer ejercicio físico, aunque si no lo haces regularmente, te recomendamos empezar a hacerlo por las mañanas y no por las noches ya que posiblemente la segregación de adrenalina te impida dormir a tu hora. También es importante comer bien, llevar una dieta equilibrada y recordar que la actividad fisica favorece la liberación de endorfinas, lo que ayuda a disminuir el estrés y a tener una sensación de bienestar duradera.
Si eres una persona que suele tener ansiedad por el trabajo, no te preocupes por sentirte algo triste, apática o ansioso al regresar a la oficina. Existen muchas herramientas psicológicas para poder regular tus emociones y si ves que no eres capaz de hacerlo por ti mismo, no tengas problema en acudir a un especialista, que sabrá ayudarte y darte consejos adecuados.
 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10