magnify
formats

Cómo seleccionar los cursos a distancia más adecuados para ti

Publicado en 10 mayo, 2016
Compartir

Para poder elegir cursos a distancia sin que luego nos sintamos defraudados, ya sea porque estamos a un nivel de especialización superior al del temario del curso, o ya sea por lo contrario, debemos tener en cuenta algunos criterios básicos. Partimos de la base de que seguramente, antes de inscribirte a un curso, tengas más de uno en mente. Ahora bien, ¿qué preguntas debes hacerte antes de iniciar?

En primer lugar, es interesante conocer cuáles son las principales motivaciones para hacer un curso a distancia, entre ellas encontramos: como complemento a la formación ya adquirida, como forma de ampliar nuestros conocimientos, por interés personal en el tema, con el mero objetivo de consolidar el puesto de trabajo o para cambiar de puesto. En cualquiera de los casos, es importante tener claro cuál es el objetivo final de hacer el curso.

¿Qué tipo de curso me conviene más hacer?

Lo normal es que al comienzo de nuestra carrera profesional busquemos programas que aporten conocimientos más bien generales. Es probable que, si se trata de un inicio de carrera o una búsqueda de una profesión con miras al futuro, la elección sea más sencilla que cuando se busca una especialización concreta.

Los programas que ofrecen los centros de educación a distancia podrían, por tanto, dividirse, de manera muy sencilla de acuerdo a este criterio, como “generales” o “de especialización”. Para entendernos, un curso general sería por ejemplo un grado a distancia en psicología; un curso especializado, siguiendo la misma línea, nos puede llevar a pensar en un máster de psicología infantil.

Otro criterio un poco más complejo puede definirse a través del tipo de titulación que se desea obtener o que se requiere para dar el paso sucesivo. Por ejemplo, si el objetivo es conseguir un puesto dentro de una institución pública concreta y para ello hace falta el conocimiento que aporta un tipo de posgrado concreto, buscaremos un curso online que lo permita.

Algunos estudiantes guían su elección por las condiciones que el curso ofrece, en términos de horas lectivas, cantidad de créditos necesarios para lograr el título, horas de dedicación exigidas o recomendadas, etc. Esta forma pragmática de decidir es muy interesante y útil, además, recomendamos siempre revisar estos detalles porque pueden ayudarnos a tomar la decisión más adecuada y más adaptable a nuestra realidad personal. Es común cometer el error de no revisar, por ejemplo, cuántas horas de vídeo lecciones incluye el programa y luego encontrarse con la imposibilidad de seguir el ritmo exigido. Esta clase de desatinos invita a muchos estudiantes a abandonar sus estudios: por eso, para que no sea tu caso, te recomendamos investigar en profundidad sobre las características del curso y sus exigencias.

¿De cuánto tiempo dispongo para estudiar?

Es cierto que la flexibilidad que ofrece un curso a distancia es altísima: no necesitas coordinar tu agenda demasiado ni organizar tus días en función del transporte público, de tu disponibilidad horaria, etc. En realidad, esto es lo que más atrae de un curso online, la facilidad que te ofrece. Pero la flexibilidad tiene sus límites y como todo proceso de aprendizaje, exige algo de tiempo y lógicamente, cuanto más tiempo le dediques al curso, más fácilmente aprenderás y estarás aprovechando tu inversión.

Los costes de un curso a distancia suelen ser inferiores, ya que ahorramos en transportes y materiales físicos, pero exigen un alto grado de concentración y auto motivación que se debe cultivar y para lograrlo muchas personas necesitan tiempo. Considera este detalle para evitar errores en la elección del curso.

¿Este curso contiene todo lo que necesito saber?

Especialmente en los casos de personas que deciden empezar un curso para especializarse o para complementar sus estudios, es básico que descubran de antemano cuáles son los temas que se contemplan en el curso. Revisar en profundidad los temarios, los materiales de soporte, etc, ayuda mucho a los futuros estudiantes a entender si el curso es todo lo completo que se desea y si aporta algún punto diferencial en el sector. Por ejemplo, si una persona proviene de un ámbito de ingeniería y desea complementar su educación con un curso a distancia relacionado con la energía renovable, sería ideal que revise exactamente qué tanto le podrán aportar los contenidos de un curso u otro. Como es lógico, no todos los centros profundizan en los temas de la misma manera y no todos cuentan con un profesorado experto, capaz de ayudar a los alumnos a entender con precisión los puntos más técnicos de los programas. Hacerse esta pregunta será clave para tomar una buena decisión con respecto al curso a realizar.

¿El formato de estudio me resulta atractivo?

Actualmente, las nuevas tecnologías han hecho posible un gran avance en este sentido. Las escuelas y centros de estudios a distancia, tienen la capacidad de ofrecer contenidos en diversos formatos, como por ejemplo, vídeos, infografías, elementos gráficos, e books, etc. Todo este material ayuda al alumno a motivarse a estudiar, a no sentirse nunca aburrido de aprender y a no echar de menos las clases de siempre donde la interacción es directa.

Uno de los formatos que se está usando más en este tipo de educación es el vídeo. Incluso el vídeo interactivo, donde se propone un horario de visualización en directo y se ofrecen materiales de soporte para que el alumno pueda ir interactuando o tomando notas acordes a la evolución del vídeo en vivo. Todos estos esfuerzos ayudan mucho al usuario, especialmente a aquel que no tiene una fuerte costumbre por la lectura y el estudio.

Consultar los formatos de contenidos y los métodos de enseñanza que usa cada centro te ayudará también a decidirte por uno u otro. Además, puede ser de gran ayuda echar un vistazo a la plataforma que usan, pues no todas son tan intuitivas y sencillas y te puedes encontrar poco cómodo a veces.

La más importante: ¿te apasiona?

Llegamos a la pregunta más importante, ¿te gusta realmente este curso? En especial, cuando se estudia a distancia, debes tener muy en consideración la parte emocional de la decisión. Estudiar a distancia implica tener que pasar horas en soledad, frente al ordenador o en la biblioteca, algo muy distinto a asistir a clases con muchos alumnos, donde el nivel de compromiso no es necesariamente tan alto. Si bien existe un grupo de alumnos como tú de manera virtual, el contacto físico será mínimo. Sopesar esta realidad es necesario para poder entender si estás realmente preparado para dar el paso e iniciar un curso a distancia. Pregúntate sinceramente si crees sentirte en grado de afrontar esta modalidad antes de proceder con la inscripción.

 

 
Etiquetas:
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10