magnify
formats

Cómo elegir el curso adecuado para ti

Publicado en 30 marzo, 2015
Compartir

Elegir un curso, tanto de pregrado como de postgrado es una responsabilidad importante para cualquier persona. Hacer una buena decisión en este sentido es vital para la carrera profesional y es una de las principales fuentes de preocupación para aquellos que están pensando empezar estudios de continuidad. Especialmente es una preocupación para quienes desean realizar un postgrado o máster ya que la inversión que implica este tipo de educación es grande y son pocas las personas que pueden permitírselo con facilidad.

Normalmente la elección se realiza durante los meses previos al inicio del curso, es decir, antes de junio aunque esta decisión se basa en una motivación previa que puede irse madurando durante varios meses e incluso años. El proceso natural para muchos estudiantes es el siguiente: una vez elegida la carrera y conseguido el título universitario de grado, es más probable saber qué especialidad se desea hacer o entender que se quiere hacer un cambio de formación dirigido hacia otras áreas de conocimiento. Es entonces cuando se inicia el proceso de decisión del curso más adecuado.

Entender las diferencias entre cada tipo de curso es algo básico que escapa a algunos. Por ejemplo, la formación de postgrado son estudios posteriores a la universitarios que se dividen en: másters, postgrados y doctorados. Desde que se puso en marcha el Espacio Europeo de Educación Superior, encontramos por primera vez que se reconocen estudios de máster oficiales, lo que antes sólo era posible para estudios de doctorado. También es posible hacer estudios de máster no oficiales y otros postgrados. Sólo tras el máster oficial, es posible hacer el doctorado.

Conociendo los tipos de curso que se pueden realizar, es necesario prestar atención a las siguientes cuestiones para hacer una selección lo más adecuada posible para cada persona y en cada momento.

Es necesario reflexionar sobre qué se quiere en realidad; es decir, saber qué especialidad dentro de la carrera realizada previamente, se desea ejercer de manera profesional.

Es también importante conocer qué perspectivas laborales tiene cada formación. Esta visión objetiva de la realidad respecto a la expectativa de salidas de trabajo futuras proporciona una dosis de confianza en lo que se hace y aumenta la motivación de los estudiantes. Si bien en algunos casos, los cursos que se realizan no tienen necesariamente una finalidad de éxito o mejora profesional, esto es lo más usual.

En un tercer aspecto, es importante tener información de la oferta académica que está al alcance. En este sentido, se debe conocer el prestigio y la trayectoria del centro que se está evaluando; hacer una valoración de la plantilla de profesores y el consejo académico.  En algunos casos es posible conocer en persona a parte de los profesores de manera virtual o presencial. Conocer al profesorado puede llegar a ser una de las razones por las que se termina de decidir una u otra opción de curso; aunque, según qué estudio sea, esto es más o menos importante.

Los contenidos del curso son, por otro lado, una buena parte de la información que suele evaluarse para elegir el programa. A veces, dependiendo del sector de aprendizaje, el temario y contenido de los cursos pueden repetirse parcialmente en distintos centros. Es importante intentar encontrar el punto de diferenciación entre cada opción y valorar cuál de las alternativas se adapta mejor a las expectativas de cada uno. De la mano de los contenidos a estudiar, es muy recomendable valorar la metodología de trabajo y estudio que ofrece cada centro. Existen muchas opciones flexibles que se adaptan a las necesidades y/o preferencias de cada persona, entre ellas por ejemplo, se encuentra la educación a distancia (formación online) o la presencial, adecuada para aquellas personas que tienen mayor flexibilidad de horarios o cuyo único labor es el estudio. En casos en los que la persona no tiene disponibilidad total de su tiempo por razones laborales o familiares, es más recomendable optar por los estudios de postgrado.

Un cuarto punto relacionado a la decisión de un curso u otro se relaciona a la oferta de prácticas y trabajo en empresas asociadas al centro académico. Es un buen consejo solicitar información de las relaciones del centro con otras universidades, empresas internacionales y nacionales ya que esto ofrece una amplia variedad de beneficios para los estudiantes y abre la posibilidad grande de una red de contactos profesionales de interés para el futuro.

Esta red de contactos que se forma a partir de la realización de cursos de postgrado, es una de las razones que animan más a los estudiantes a hacer uno u otro curso. Muchos se preocupan de conocer el nivel de la red de alumnos que forman parte del postgrado a realizar ya que ellos serán su nuevo acceso a diferentes alternativas de trabajo de cara al futuro.

En caso de elegir un curso presencial, es importante también poder visitar las instalaciones y tener una visión amplia de los medios técnicos que ofrece cada centro, especialmente cuando se trata de un curso en el que se necesita que el centro haya ya adoptado las nuevas tecnologías y esté muy al día en cuanto a herramientas de trabajo. Es interesante también contar con que, en caso se trate de estudios a distancia, la plataforma que se use, sea moderna, ágil y eficiente ya que será esta interfaz nuestro medio de contacto con el centro, los profesores y los alumnos. Asimismo, será la principal herramienta de estudio y acceso a la información del programa educativo.

El nivel de exigencia de cada curso es otro de los aspectos a evaluar. Esta evaluación se debe hacer desde un punto de vista realista de la situación personal para evitar optar por programas excesivamente exigentes que no se podrán realizar correctamente o programas poco exigentes que no satisfarán las expectativas de aprendizaje que el estudiante puede desear. La expectativa de exigencia de un programa debe ser concordante con el nivel de horas de trabajo y estudio que cada curso requiere para su completitud. Esta información puede ser preguntada en el centro elegido.

Para hacer una buena elección del curso adecuado, puede ser recomendable también obtener la ayuda de un profesional de coaching. Esto puede ser muy positivo para las personas que tienen dudas de hacia dónde dirigir su futuro profesional o para personas que saben que tienen alguna falta o algún aspecto de su trabajo por mejorar. Actualmente existen servicios gratuitos de orientación profesional en red; estos ofrecen una posibilidad objetiva para descubrir los verdaderos intereses profesionales de cada uno, lo que permite estar más seguros de qué estudios exactamente son los que se desean realizar.

Preparados para emprender

Si ya desde hace mucho tiempo era importante estar muy preparado para emprender, en la actualidad es absolutamente necesario. De acuerdo al último informa de GEM España del 2013, han aumentado las empresas creadas por personas que están en el paro. El estado ha promovido este crecimiento a través de medidas que facilitan la capitalización de las prestaciones de desempleo y las facilidades para iniciar actividades de manera autónoma. También a nivel regional, son muchas las iniciativas propuestas para el desarrollo de las empresas: centros de innovación, espacios de crowdfunding, capacitación en gestión de empresas, etc.

Sin embargo, según los informes, estas empresas no son realmente competitivas y la mayor parte de ellas no prolongan sus actividades más allá de los primeros cinco años. Por fortuna, la oferta dedicada a la formación de los nuevos empresarios españoles es cada vez más grande y de mejor calidad. Existen muchos programas que ayudan a los emprendedores a entender las dificultades a las que se enfrentan y a conocer las oportunidades que el mercado les ofrece. Con esta formación se obtiene una mayor confianza sobre los momentos en los que se tiene que tomar una decisión importante, temas de liderazgo y sobre todo, aprenden a hacer uso de una buena gestión de su negocio, a nivel administrativo y económico.

Se recomienda a las personas que están pensando formarse para emprender un negocio, aprendan a utilizar las herramientas de gestión y el marketing, principalmente. Este tipo de formación incluye el conocimiento de las posibilidades que ofrece el entorno digital, los medios de financiación modernos como los famosos bussiness angels o el crowdfunding a través de medios interactivos. También es bueno para el conocimiento de las relaciones internacionales relacionadas al comercio y el acceso a nuevos mercados. El uso del e-commerce y la publicidad digital es otra de las oportunidades que los empresarios pueden conocer a través de un curso de postgrado así como las herramientas emocionales relacionadas al liderazgo. Por otro lado, la formación de postgrado puede ser valiosa para hacer un buen plan de negocio y conocer los tiempos de implementación del mismo, saber gestionar los recursos con los que se cuesta y mejorar la eficiencia de los trabajadores.

Si estás pensando continuar tus estudios, consulta nuestra formacion superior online, donde encontrarás toda la información que necesitas conocer para tomar la mejor decisión.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10