magnify
formats

Cómo cuidar tu piel en verano

Publicado en 15 agosto, 2015
Compartir

Cómo cuidar tu piel en verano es más fácil de lo que crees, y sobre todo, algo muy importante para preservar tu salud de las enfermedades y conservar una epidermis bonita, joven y sana. Lo primero que te recomendamos es estar informado de los diferentes impactos que el sol puede causar sobre tu piel -rayos ultravioleta, infrarrojos, etc- y aplicarte protector solar siempre que te expongas a las ondas del astro rey. ¿Sabías que la cifra de protección solar es alusiva al tiempo que este producto resulta efectivo en tu piel? Multiplicado por cierto número, la protección indica los minutos que perdura la crema de protección solar, por lo que, cuánto más baja sea ésta, en más ocasiones deberás aplicártela. No olvides seguir los siguientes consejos:

  • Evita la exposición al sol entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde, ya que son las horas más nocivas del día. Es mejor que practiques las actividades y los deportes de exterior a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde.
  • Utiliza ropa para proteger la piel del sol. Existen prendas especializadas con factor de protección UV -que funcionan como una barrera contra la radiación solar-, e incluso tejidos impregnados de un tinte transparente que absorbe los rayos más dañinos. Complementa la indumentaria con unas gafas de sol de calidad. 
  • No te obsesiones con el bronceado, responsable -además de los melanomas- de la deshidratación y la aparición de arrugas prematuras. Ten cuidado con los autobronceadores e infórmate previamente de su composición química.
  • Prescinde del maquillaje todo lo posible para permitir que tu piel respire y descanse de la cosmética. Desmaquíllate antes de los viajes en coche y antes de dormir por las noches. No te eches colonia ni perfume cuando te expongas al sol, ya que la combinación de ambos puede producir manchas permanentes.
  • Bebe agua en abundancia, porque una piel hidratada siempre es equivalente a una buena salud. Cuando no aportamos suficiente agua a la piel ésta padece de sequedad, flacidez y marcas de expresión. También es muy importante ingerir alimentos saludables -para ello puedes realizar un curso de nutrición-, rechazando los alimentos refinados y los azúcares. Te recomendamos para una piel sana las frutas y verduras en ensaladas, al vapor, crudas, las carnes a la plancha o los cereales integrales. Mantén las grasas saludables procedentes de los frutos secos, las semillas y el pescado fresco.

Cuidar tu piel requiere de perseverancia y es también, una cuestión de actitud. Huye de los excesos, ten presente que al igual que cualquier otra parte de tu cuerpo, la piel también sufre y debes cuidarla y mimarla para que brille con salud y vitalidad.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10