magnify
formats

Comercio internacional, dos modelos a seguir

Publicado en 12 febrero, 2014
Compartir

Esta es la historia de cómo Inés Rosales y Leds C4 adaptaron su producto para abrir mercado en el exterior Te enseñamos qué es lo que hicieron.

Nuevos sabores y distinto posicionamiento

Desde mitad de los años noventa, Inés Rosales exporta tortas de aceite con anís. Pero recientemente ha experimentado un salto de gigante. En menos de 6 años, ha pasado a exportar dos millones de euros frente a los 300.000 que facturaba antes. Envía sus productos a países como Estados Unidos (el 80% de la ventas) UK, Francia, Alemania, Japón, México, Colombia, Australia y Canadá. Un gran ejemplo de éxito sin duda digno de imitarse para los que hagan algún curso de comercio internacional y quieran multiplicar su facturación.

El primer cambio que se hizo en el producto se hallaba en los sabores. Primero llegaron las tortas a la naranja y después los productos salados (tortas de sal marina y sésamo, tortas de romero y tomillo, etc.). Luego llegó la torta con canela, pensada sobre todo para el público norteamericano, principal motor de la innovación y lo que cautivó el corazón de retailers y brokers.

Las tortas saladas tuvieron una excelente acogida en Estados Unidos, ya que allí se suelen utilizarla igual que las galletas crackers de queso o con los dips, según señala Juan Moreno, presidente de la empresa.

Leds C4: una respuesta a las exigencias técnicas

Leds C4 se dedica a la iluminación exterior e interior desde hace más de veinte años. Trabajan en 140 países y en diferentes áreas, desde la iluminación decorativa hasta la técnica, la pública y la de ventilación. Las mejoras en sus productos son más bien de carácter técnico, relacionadas con las frecuencias de uso y las normativas locales. Eso les lleva a tener que adaptar el producto a diferentes voltajes según la legislación y tener en cuenta las fluctuaciones del suministro.

Un caso paradigmático es el de México, donde la frecuencia y la tensión es diferente a la del caso europeo, donde en lugar de usar los 230V y 50Hz que se utiliza en España, allí se trabaja con 127V y 60Hz. También ponen su empeño en ajustarse a los gustos de sus clientes, trabajando las texturas, los colores y los materiales de los productos que exportan. Además adaptan sus productos a las condiciones climáticas del país en el que venden.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10