magnify
formats

Claves para abrir mercado en el exterior

Publicado en 11 febrero, 2014
Compartir

Una de las válvulas de escape para la crisis está siendo el comercio exterior. Sin embargo, vender en el exterior no es sencillo. Cada país tiene sus propias preferencias y leyes y tenemos que adaptarnos y adaptar nuestro producto. Siempre habrá que hacer pequeños cambios, por muy bueno que sea lo que ofrecemos. Si no, estamos abocados al fracaso.

Algo donde se incide en un curso de comercio internacional es que tenemos que planificar cuáles son los pros y los contras del producto que estamos vendiendo en nuestro país y deseamos vender en el exterior. Te enseñamos los aspectos que debes mirar.

Sabores y gustos. Los consumidores de los distintos países no aman los mismos tipos de productos. Hay que adaptar el producto a los gustos de los habitantes de ese país. Esto es importantísimo en los productos del sector de la alimentación, ya que no es lo mismo una salchicha en México que en Rusia.

Estrategia comercial. El canal puede cambiar. Y eso puede afectar a la marca, al precio y a nuestro público objetivo. ¿Vamos a vender en supermercados, o en tiendas gourmet? ¿O en ambos? Lo que en nuestro país se considera un producto básico, en otros puede considerarse un producto caro y de alto precio.

Formato y packaging. Los hábitos de consumo en este aspecto son diferentes en cada país. Unos prefieren tarros de cristal, y otros latas. También puede variar el tamaño del paquete o el envoltorio (de plástico a cartón, o viceversa). Además, toda la información relacionada con las etiquetas deberá estar en el idioma del país donde se va a vender.

Costumbres religiosas. Algunas son evidentes. Si vendemos productos de alimentación, en los países musulmanes deberán ser “productos halal”. También pasará lo mismo con los productos que vendamos en Israel, que deberán seguir las normas kosher. Los horarios laborales, el papel de la mujer, el poder adquisitivo, etc. son otros aspectos que hay que mirar.

Momento de consumo. Algunos productos como el gazpacho, en Estados Unidos se toman como una bebida, no como una sopa a la hora de la comida, por ejemplo.

Características técnicas. Debemos mirar los estándares tecnológicos de cada país. Se pueden hacer adaptaciones sencillas y cambios en nuestros procesos de producción.

Normativa. Hay que fijarse en las exigencias de calidad, homologaciones del producto, las advertencias con respecto al uso, las instrucciones el idioma del embalaje, etc.

Climatología. El clima también influye. Los productos perecederos en zonas muy cálidas se estropearán antes. Tampoco es lo mismo vender material eléctrico exterior para países del sudeste asiático que en Europa.

Socio local y producción in situ. A veces será necesario encontrar un socio local y producir el producto en destino, así comprar ingredientes y materias primas en ese país.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10