magnify
formats

Brainstorming para ser más creativos

Publicado en 22 agosto, 2015
Compartir

El brainstorming o tormenta de ideas en castellano es una técnica usada para fomentar la creatividad en el estudio o en cualquier otro ámbito. El brainstorming es una técnica que se usa en grupo, en ella, los miembros deben aportar ideas durante un periodo de tiempo que se establece previamente al inicio de la reunión. Lo importante es ofrecer el mayor número de ideas posibles, explicadas todas ellas de manera breve para permitir que todos participen. En este tipo de acción no se permiten las críticas o las autocríticas y no se crean discusiones sobre las ideas aportadas.

Existen algunas técnicas para llevar a cabo reuniones de brainstorming de manera más productiva. Esto permite fomentar la creatividad y por ello hoy te presentamos cinco de ellas, las cuales seguramente te sean de gran ayuda:

1. Escritura libre

La escritura es uno de los procesos creativos más importantes para el ser humano. Una de las técnicas que se usan para mejorar la tormenta de ideas es justamente la escritura pero con un extra: la libertad absoluta. El proceso es el siguiente: cada participante debe contar con un papel en blanco sin líneas ni cuadrículas que de preferencia sea de copiar y sus instrumentos de escritura favoritos como por ejemplo, lápices de colores, bolígrafos, etc. Lo importante es que escribir sea lo más cómodo posible y a mano. A continuación hay que programar el reloj, el teléfono o el ordenador para que de un aviso pasados quince minutos. En la parte de arriba del folio en blanco hay que escribir aquello que se desea solucionar por ejemplo “Puedo crear una máquina del tiempo haciendo…”.

Parte del proceso de escritura libre consiste en decir en alto y lentamente las palabras escritas en la cabecera del papel para que estas se impriman en la mente y luego, poner el reloj en marcha y empezar a escribir todas las cosas que pasen por la mente sin importar la gramática, la tipografía, la puntuación o que todo lo que se escriba sea factible o no. Cuando el tiempo haya pasado, los participantes deben dejar de escribir y leer al grupo aquello que habían escrito.

Esta técnica es bastante usada porque tiene buenos resultados siempre. A veces las personas se sienten más cómodas escribiendo sus ideas en papel que diciéndolas y por ello, los límites que nos ponemos a nosotros mismos se eliminan con la escritura libre. Seguramente entre todo lo escrito resulte alguna idea grandiosa.

2. Asociación de palabras

La técnica de asociación de palabras o de conceptos es también bastante usada porque suele traer grandes ideas. Se empieza escribiendo dos o tres palabras relevantes al problema que se debe solucionar. Luego, nuevamente con el tiempo programado entre cinco y quince minutos, los participantes de la tormenta de ideas deben escribir cada palabra que se les ocurra relacionada con dichos conceptos. Es posible trabajar un concepto por vez, para acotar más las ideas y luego pasado el tiempo, revisarlas todas, combinarlas y trabajar en equipo para llegar a las soluciones más adecuadas para el problema que se debe resolver.

Existen algunas leyes que sustentan la efectividad de la asociación como técnica, como por ejemplo la asociación por semejanza (analogías o metáforas) o la asociación por oposición de conceptos. El proceso de asociación se enriquece en el grupo ya que cada idea se va hilvanando con los aportes de las personas que la escuchan.

3. Mapas de pensamiento

Los famosos mind maps o mapas de ideas son una herramienta muy usada para la creatividad. Actualmente existen muchísimas plataformas online, aplicaciones y programas para ordenadores, tablets y smartphones que permiten realizarlos pero también se pueden hacer con una pizarra en el caso de tratarse de un trabajo grupal como el brainstorming.  La idea es recolectar textos y dibujos de periodicos y revistas antiguas para crear algo completamente nuevo. Para hacerlo, los participantes deben contar con tijeras y goma para pegar los elementos en las pizarras o papeles de grandes dimensiones.

Para empezar, hay que dibujar en el papel un círculo en el medio que además indique la palabra o frase que refleja el problema a solucionar en la reunión. Alrededor de dicho círculo central o concepto se deben ir colocando todas las ideas que creemos que pueden dar solución al problema. La forma del mapa terminará siendo el de ramas que emergen de cada sub concepto y así, poco a poco se llega a idear las posibles soluciones. Cuando se trata de grupos grandes de trabajo, estos se pueden dividir en varios equipos pequeños para que cada uno haga el trabajo a su manera y luego se comparta con el resto de personas presentes.

4. La pregunta clave de la tormenta de ideas

Muchas veces cuando no se llega a la solución de un problema, no sabemos qué estamos haciendo mal. Lo que suele pasar es que no se está planteando correctamente la pregunta y por eso no se llega a la solución del mismo. Por tanto, por muchos esfuerzos que se hagan no se llega a nada en conclusión que sea lo suficientemente adecuado para todos. Es importante que si se da esta situación, sea el mismo grupo quien se plantee si la pregunta que se plantea es la adecuada o si quizás el planteamiento del problema no es correcto y debe ser cambiado por otro que ayude a que el equipo encuentre las soluciones deseadas.

5. Descansar para estimular la creatividad

Es una realidad que añadir cierta presión al brainstorming es algo muy positivo y por eso mismo se suele recomendar que las personas encargadas de dar una respuesta creativa a un problema se atañen a un tiempo de respuesta. Sin embargo, muchas veces, para poder dar solución a un problema, lo mejor que se puede hacer es dormir sobre el, es decir, esperar al día siguiente para poder decidir. Tras haber realizado una reunión de brainstorming seguramente se hayan producido muchas ideas interesantes. Se recomienda que tras ello, se permita al subconsciente trabajar en el problema sin que este proceso sea disturbado por el control consciente de la mente. La mejor forma puede ser guardar bajo la almohada un lápiz y papel para que, en cuanto amanezcas, puedas escribir rápidamente lo que hayas soñado o todo lo que se te pueda haber ocurrido. Cuando la mente tiene un problema pendiente, lo intenta solucionar en el descanso y a veces es entonces cuando surgen las mejores respuestas. Para estimular el sueño en la dirección deseada se debe pensar en el problema justo antes de quedarse dormido. Lo más importante es escribir las ideas nuevas antes de empezar a hacer cualquier otra cosa al despertar.

Las reuniones de brainstorming pueden ser dirigidas por una persona que actúe como líder para la organización de la misma pero en principio las ideas ofrecidas al grupo no deberían ser criticadas tampoco por esta figura cuya labor en cambio es colaborar al orden y al control de los tiempos.

Este tipo de reuniones se pueden llevar a cabo para solucionar casi cualquier tipo de problemas incluso aquellos relacionados con el estudio y las acciones de mejora que se pueden tomar para mejorar los resultados en este sentido. La idea de base es que todo aquello que se produce en un grupo puede llegar a ser mejor que lo que se produce por una sola mente pensante.

Te recomendamos que pruebes estas técnicas en grupo. Sin duda, te sorprenderás con los resultados.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10