magnify
formats

Alimentación saludable en primavera: época de ensaladas

Publicado en 9 abril, 2017
Compartir

Ante los primeros rayos de sol y la aparición de los primeros brotes de flores en los árboles, empieza a apetecer más que nunca una buena ensalada. Las ensaladas son una forma excelente de mantener una alimentación saludable en primavera. A diferencia de los meses de frío en los que apetecen más los platos calientes, en primavera, lo mejor son las ensaladas frescas.

La base clásica de la ensalada es la lechuga. Para quienes no están demasiado acostumbrados a comer ensaladas, seguramente les vendrá en mente este ingrediente, aunque no tiene por qué ser el único. Podemos hacer ensaladas con muchas bases distintas: rúcula, espinaca, canónigos, lentejas, etc. Las alternativas de ensaladas para la primavera son tantas como la imaginación te  permita. Hoy te daremos algunas ideas y unas buenas razones para empezar a mejorar tu alimentación saludable en primavera, la mejor época del año para cuidarnos.

Alimentación saludable en primavera: Las ensaladas

– El aporte de proteínas: A la base de la ensalada que, como ya decíamos, pueden ser muchas según lo que te apetezca, se le pueden ir agregando muchos ingredientes pero como recomendación te invitamos a no olvidar incluir un poco de proteínas. Algunos excelentes ejemplos pueden ser el atún (mejor si es al natural o ligero, sin mucho aceite) o el salmón ahumado. También se puede añadir un poco de pollo hervido y troceado. El Pavo es otra opción, que además es bastante sencilla porque lo venden ya listo en cuadraditos y solo hace falta agregarlo a la ensalada. Otra forma de conseguir la proteína que tu cuerpo necesita es añadir lentejas o habas, ya que estos alimentos tienen un bajo contenido en grasas y muchas vitaminas y minerales.

– Huye de las salsas pesadas: Consumir ensaladas es muy sano y delicioso pero no te recomendamos que uses salsas como la mayonesa o la salsa tártara en exceso. De hecho, lo mejor es usar solo un poco de limón, vinagre y/o aceite extra virgen (y sin abusar). Las salsas que venden ya preparadas en el supermercado tienen un aporte calórico muy alto y no suelen ser demasiado nutritivas. En todo caso, prueba a mezclar un poco de mostaza con vinagre, limón, sal y pimienta; al menos, la mostaza es mucho más light que la mayonesa y la mezcla, añadida a tu ensalada fresca será deliciosa.

– No agregues quesos: Se suele agregar queso a las ensaladas pero esto no te lo recomendamos porque el queso suele ser muy graso. Olvídate del Roquefort o del queso Edam, lo mejor es consumir el queso fresco que nosotros llamamos “Queso de Burgos” ya que tienen 0% materia grasa. De cualquier modo, ten cuidado con los quesos y controla que tu ensalada no tenga demasiado. Si vas a un restaurante, pide que no lo contenga.

– Experimenta con tus alimentos favoritos: Una forma de dar un toque diferente a tus ensaladas de primavera es agregar frutos secos, nueces, almendras, piñones.. estos alimentos nos dan energía inmediata y tienen muchos oligoelementos y vitaminas. También puedes agregar aceitunas, que tienen antioxidantes (no exagerar con la cantidad porque tienen alto aporte calórico) y no olvidemos las especias: Añade tomillo, pimienta, albahaca, prueba con tu especia favorita y descubrirás todo un mar de alternativas frescas y muy ricas.

– Prefiere lo integral: Las ensaladas de arroz o de pasta también son muy buenas y además, suelen ser de las preferidas de los peques, lo que está muy bien pero hay que considerar cambiar al integral. Consumir arroz integral y pasta integral puede ser algo difícil al principio pero, una vez que se tiene la costumbre, empieza a ser parte de los hábitos y merece la pena que así sea ya que el contenido de fibra que consumirás será mucho mayor y obtendrás los mismos beneficios de siempre. También te recomendamos probar con el trigo, el camut y otros cereales para variar y no comer siempre arroz y pasta. Estos se cocinan rápidamente y tienen muchos beneficios para la salud. Otro alimento que es una maravilla para las ensaladas es la quinoa, si no te animas del todo, empieza por agregarla poco a poco a la ensalada de arroz, hasta que acostumbres tu paladar al nuevo alimento. Con aguacate, tomates cherry, salmón ahumado y un poco de atún, queda excelente.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10