magnify
formats

5 razones por las que no renunciar a estudiar online por falta de tiempo

Publicado en 6 mayo, 2016
Compartir

Podemos hablar de muchas razones por las cuales no merece la pena abandonar un estudio; pero hoy vamos a desarrollar 5 de ellas.

1. La organización puede salvarte

En muchas oportunidades se escucha la frase “no tengo tiempo para estudiar” o “por mucho que quiera, no podría estudiar de nuevo” o el clásico “ya pasó el momento de estudiar, ahora es muy tarde, tengo mucho que hacer” Todas estas frases son simplemente excusas. Aunque esto suene a charla de auto-ayuda, es la realidad y lo sabemos porque hemos tenido la oportunidad de conocer a muchas personas que lo decían. La modalidad de estudio virtual cada día crece más, aumentando la posibilidad de acceder a una educación superior que pueda abrir una puerta al mercado de trabajo o que simplemente amplíe el escenario de acción de personas como tú.

La falta de tiempo es una de las principales excusas que usamos para evadir algunos deseos, entre ellos, crecer. Crecer como personas y crecer como profesionales. También es una excelente excusa cuando queremos cambiar de rumbo pero lo vemos muy difícil porque alguna inseguridad nos paraliza.

El clásico “no puedo con ello” no es más que una falta de organización.  Sí, es cierto que estudiar requiere de cierto número de horas a la semana pero esto no quiere decir que sea imposible hacerlo. Es cierto que es un esfuerzo difícil, que quizás mientras el resto esté de vacaciones, tú tendrás que estar estudiando… pero con un poco de organización todo es posible. Si por ejemplo, el curso que has elegido te exige un número de horas de dedicación que te parece que no tienes, intenta ser sincero contigo mismo y busca reducir el tiempo que empeñas en algunas actividades que pueden ser sacrificadas.

Te proponemos hacer un horario semanal de todo lo que haces, de forma que puedas ver con claridad en qué pequeñas cosas pierdes tiempo. Así, podrás decidir cuándo puedes recortar algo de tiempo para organizarte mejor con los estudios. Recuerda que, si no lo haces, no es porque no puedes, si no porque no te estás organizando correctamente.

Conviene evitar exagerar con la flexibilidad de las materias pues no siempre todos los cursos se pueden adaptar a cualquier estilo de vida. Es mejor planificar algunas horas libres cada semana e imaginar que se debe asistir a un curso presencial, de manera que luego no se tiene que ir “jugando con las horas” cada día. Otra forma de organizarse es planteando un objetivo, por ejemplo, levantarse una hora antes y dedicar esa hora a estudiar.

Además, pasado el curso, serás un máster en auto gestión del tiempo. De eso no cabe duda.

2. Renunciar significa tirar por la borda el esfuerzo ya hecho

Empezar a estudiar por internet es relativamente fácil, especialmente si ya has obtenido antes una titulación y no debes pasar ninguna prueba de acceso. Lo difícil es terminarlo. Según datos recientes, cuando el curso es gratuito el porcentaje de abandono es del 90%, y cuando se trata de un curso pagado, nada menos que 30% ¿Por qué? Porque, en efecto, muchas personas no consiguen autogestionarse, ni motivarse por largo tiempo. La mayoría empiezan con muchas ganas y mucha ilusión pero luego descubren que no tienen tiempo para seguir, que necesitan dedicar demasiado espacio a los estudios y restarle a otras actividades más placenteras o remunerativas.

Como explicaba el profesor de la UOC, Albert Sangrá, en general, los cursos online tienen mayor tasa de abandono que los presenciales. Quizás porque para muchos, el compromiso es menor. Para el experto, un curso solo consigue ser atractivo cuando existe un equilibrio en la combinación entre los contenidos, la tecnología usada para transmitirlos y la habilidad del profesor que consigue motivar virtualmente a sus alumnos.

Cierto es que, el abandono no llega nada más empezar. Y he aquí la clave de este segundo punto: renunciar significa menospreciar el esfuerzo ya realizado. No importa si se trata de un mes o dos, o del tiempo que se que hayamos dedicado, tirar la toalla por falta de tiempo, es algo que no debe suceder simplemente por amor propio. Conviene, en cambio, plantear las dificultades al profesor y pedir ayuda y agotar las posibilidades de gestión del tiempo antes de renunciar a algo que ya hemos empezado y que sin duda, sería beneficioso terminar.

3. Abandonar el curso online significa ser “uno más”

Pueden darse dos situaciones basadas en la falta de conocimiento de los requisitos del curso que, generalmente, promueven el abandono: la primera situación se produce cuando las materias son demasiado primarias para el nivel del alumno que es muy especializado y por tanto, es más fácil que se canse o se frustre. La segunda situación es la contraria; que el alumno haya pensado que se trataba de algo fácil de sacar adelante y que, al empezar, note que su valoración fue equivocada y ahora necesita más tiempo de lo esperado.

Para evitar abandonar el curso y ser uno más de los miles de estudiantes que renuncian a su compromiso, es recomendable conocer a fondo lo que se está por hacer. Investigar todo lo que haga falta, hablar con quien haga falta y pensarlo con todo el tiempo que se necesite; solo así será posible no ser un número más y lograr el objetivo planteado.

4. La disciplina se puede cultivar

Otra de las razones por las que se suelen abandonar los programas de aprendizaje en línea es el cambio en la motivación, lo que incide en la tenacidad y el empeño que ponemos en llevarlos a cabo.

Una razón por la que muchos pierden el deseo de continuar el curso, es el tiempo que pierden cuando “pierden el hilo” durante el proceso de aprendizaje. Esto puede suceder porque no se hacen los deberes a tiempo o porque se produce algún despiste por parte del alumno o cuando se presenta un tema especialmente complejo. En cualquiera de estos casos, la disciplina será la fuente de la solución. Es recomendable evitar que esto suceda y para lograrlo, se recomienda mantener una comunicación lo más fluida posible con el tutor o profesores asignados. La tenacidad se refuerza cuando no dejamos morir la motivación, es decir, el deseo que nos lleva a iniciar un nuevo curso. Para que no muera la motivación, hay que intentar compartir con las personas que están del otro lado del ordenador nuestros temores y dudas y sobre todo, tener siempre presente los motivos por los cuáles se decidió emprender este camino.

5. La tenacidad, algo cada vez más valioso para los empleadores

Los profesionales de recursos humanos tienen cada vez más en cuenta el valor de los cursos online y a las personas que los terminan porque esto quiere decir que se trata de gente con una gran tenacidad, característica que no es tan compartida como piensas y que resulta de gran interés en el mundo en el que vivimos. Una persona que consigue llevar a buen fin un curso a distancia es alguien que sabe organizarse solo, que no se deja abatir fácilmente y que, sin duda, es capaz de perseguir sus objetivos auto-motivándose cada día. Todas estas cualidades son muy positivas y poco a poco, empiezan a ser de gran interés en el mundo laboral.

No se trata solo de conseguir un título online, si no de haber llegado hasta la meta a pesar de lo difícil que esta pueda haber sido.

Te animamos a no abandonar tu curso a distancia y a disfrutar de sus ventajas de flexibilidad con consciencia de que estás haciendo lo más justo y lo que es mejor para ti y tu futuro profesional.

 

 
Etiquetas:
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10