magnify
formats

10 consejos para un estilo de vida infantil saludable

Publicado en 19 mayo, 2015
Compartir

Hoy queremos dedicar este post a los consejos para un estilo de vida infantil saludable. Seguir ciertas pautas que promuevan hábitos beneficiosos para la salud de los más pequeños provoca que los niños sanos se conviertan en adolescentes y adultos sanos, y para ello debemos educarlos, atender a sus necesidades primordiales e inculcarles costumbres y rutinas positivas. Con el objetivo de que tengas a mano una pequeña guía con la que cuidar estos aspectos, te proporcionaremos este sencillo decálogo para que tus hijos y allegados pongan en práctica un estilo de vida infantil saludable. Como Roma no se hizo en un día, deberás promover y transmitir estos hábitos de manera progresiva y con mucha paciencia. Pronto empezarás a constatar buenos resultados.

Para cuidar la salud son fundamentales los hábitos relativos al sueño y reposo, la variedad y calidad de su ingesta de alimentos, la práctica regular del deporte, el cuidado de la higiene, la comunicación interpersonal o los chequeos médicos. Vamos a desmenuzar todos estos aspectos en los diez consejos más importantes para tener una vida sana. Si quieres especializarte en el tema, también puedes optar por realizar algún curso de salud.

10 pautas para un estilo de vida infantil saludable

He aquí las 10 pautas para un estilo de vida infantil saludable que no puedes dejar de poner en práctica.

1. Consigue que disfruten de la comida:

En compañía de la familia y de los amigos, en casa o en el colegio, los niños deben aprender a comer de manera visual y olfativa antes de ingerir los alimentos, disfrutando de los colores, los olores y las texturas de la comida. Una recomendación importante consiste en contarles curiosidades sobre la procedencia, los beneficios o las cualidades de cada producto o alimento, fomentando su interés y su curiosidad. 

2. El desayuno es la comida más importante del día:

Los niños y niñas deben aprender que igual que los medios de transporte no pueden desplazarse si carecen de combustible, nuestros cuerpos necesitan energía para funcionar. Después de pasar toda una noche durmiendo, los niveles de energía de nuestro cuerpo son bajos. Así pues, empieza el día con un buen desayuno, ya sea para ir al colegio o para dar una vuelta durante el fin de semana. ¡Los carbohidratos son imprescindibles para comenzar la jornada con fuerzas! Prueba a desayunar pan, una tostada o cereales, leche, fruta o yogur.

3. Procura que coman alimentos variados durante el día, acordes a las pautas de la pirámide alimentaria:

Para gozar de buena salud, es fundamental ingerir a diario más de 40 nutrientes distintos (como las vitaminas y los minerales). Enséñales que, ya que no existe un alimento que los contenga todos, es muy importante seleccionar cada día una variedad equilibrada, completa y apetitosa, explicándoles que ciertamente, no existe comida buena ni mala, ni es necesario renunciar a la que más les gusta. No pasa nada por darse caprichos, ni comer pizza o patatas fritas de vez en cuando, mientras uno aporte a su dieta frutas, pescado, verduras, lácteos o legumbres en las dosis recomendadas. 

4. Para los más pequeños, los carbohidratos deben ser la base de su alimentación:

Aproximadamente la mitad de las calorías de la dieta debería provenir de alimentos ricos en carbohidratos, como cereales, arroz, pasta, patatas y pan, así que no está de más que incluyas como mínimo uno de ellos en cada comida. Prueba el pan integral, la pasta y otros cereales que te aportarán mucha fibra. Incluso puedes probar a cocinar con ellos pan casero o repostería sana.

5. La fruta y la verdura son imprescindibles en cada comida y además pueden comerse entre horas:

Estos son los alimentos más ricos en vitaminas, minerales y fibra, por lo que es recomendable comer al menos 5 raciones diarias. Por ejemplo, un zumo de fruta en el desayuno, una manzana o un plátano entre horas y dos tipos de verdura en las comidas. Puedes probar a incluir la macedonia, elaborada con zumo y frutas variadas, como un delicioso postre.

6. Haz que eviten el exceso de grasas:

Demasiada ingesta de los productos que la incluyan, como las patatas fritas, la carne y las salchichas fritas, las tartas y los dulces industriales elaborados con grasa vegetal, pueden ser muy malos para nuestro cuerpo y nuestro sistema cardiovascular. Recuerda lo peligroso de los índices de obesidad infantil y apuesta por el picoteo casero o la repostería hecha a mano para prevenir el peso excesivo en los más pequeños de la casa.

7. Las horas de sueño son fundamentales:

Conforme nos vamos haciendo mayores, la OMS estima que precisamos menos tiempo durmiendo para reponer energías y mantener la salud, pero para los niños se estima que precisan unas diez horas de sueño. La rutina se convierte en algo muy importante: acostúmbralos a que se acuesten cada día a la misma hora, en un espacio cómodo y confortable, sin excesos de luz o ruído y tras una cena ligera. Se recomienda evitar el uso de dispositivos electrónicos antes de ir a la cama y es aconsejable beber leche caliente para conciliar el sueño. También es bueno leer.

8. Que no se queden con sed:

Para aportarle al cuerpo todos los alimentos que necesita a diario para estar en forma, hay que beber un mínimo de 5 vasos de líquido al día. Es muy importante beber suficientemente para evitar la deshidratación, sobre todo cuando hace calor o cuando practicas mucho ejercicio. El agua mineral es la bebida por excelencia, aunque puedes optar por zumos de fruta, el té, los refrescos, la leche y las demás bebidas también pueden ser una opción, de vez en cuando.

9. ¡Cuidar la higiene es básico!

Deben ducharse todos los días y cepillarse los dientes después de cada comida. Haz que comprendan lo importante que es estar limpio para sentirse bien y prevenir bacterias, infecciones y enfermedades. Cuidado con comer demasiado frecuentemente durante el día alimentos ricos en azúcar o almidón (fécula), puede contribuir a la aparición de caries y también de diabetes. Así que, aunque lo hagan de vez en cuando, procura que no se pasen todo el día comiendo chucherías y bebiendo refrescos. Los chicles sin azúcar pueden ayudar a mantener los dientes sanos, pero además deben lavárselos tres veces al día para conservar una sonrisa y una boca sanas. Además, después del cepillado nocturno, se recomienda no comer nada y beber exclusivamente agua.

10. Moverse es la clave: apuesta por el ejercicio diario

El ejercicio es indispensable para mantener en forma el corazón y fortalecer los huesos, además puede resultar muy divertido. Indaga acerca de cuál es su tipo de ejercicio cada día, complementándolo con ir caminando al colegio, o subir las escaleras deprisa. Anímalos a probar con deportes de equipo -que además fomentan la interacción, la sociabilidad y la empatía- como el fútbol o el baloncesto, acuáticos como la natación, individuales como el tenis, el patinaje o el atletismo. Cualquier deporte ejercerá una influencia muy positiva sobre su estilo de vida saludable.

Esperamos que este decálogo de consejos sobre estilo de vida infantil saludable te hayan servido de ayuda y tus niños crezcan sanos, fuertes y sobre todo, felices. Recuerda que combinar horas de sueño, higiene, deporte y buena alimentación son las claves perfectas para un desarrollo sano y positivo para ellos.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10